Compartir

Desde el Mazinger Z de los años setenta hasta el heroico Optimus Prime de la serie Transformers del nuevo milenio, los amantes del género mecha siempre han soñado con manejar un robot tan grande como un edificio. Ahora, esa utopía futurista (e infantil) se ha materializado con LW-Mononofu, un androide de nueve metros de altura y 7.350 kilos que la empresa japonesa Sakakibara Machinery Works Co. alquila a aquellas personas que anhelan meterse en la piel de un Power Ranger o ser el rey de las fiestas "haciendo el robot".

De momento, la empresa no ha hecho público el precio del alquiler, aunque ha informado de que también se puede contratar el servicio para fiestas, eventos corporativos o de marketing desde fuera de Japón. El interesado, eso sí, deberá hacerse cargo de los portes.

El autómata, recubierto con un armazón amarillo y plateado que recuerda a la indumentaria samurái, está fabricado en aluminio, acero y plástico y cuenta con un sistema hidráulico y neumático. Desde una cabina interna, el piloto puede controlar movimientos básicos como caminar o mover los brazos, las manos y el torso. Puede alcanzar los 0,6 kilómetros por hora y está equipado con un rifle de aire comprimido con un cargador para ocho proyectiles.

Cabina del robot.
Cabina del robot. Sakakibara Machinery Works Co.

De su espalda se abre una compuerta por la que se descuelga automáticamente una cuerda para que piloto pueda acceder a la cámara de control. Una vez dentro, se dispone de cuatro pantallas que sirven para observar lo que Mononofu ve a través de su único ojo de color violeta.

La compañía es conocida por diseñar, fabricar y arrendar robots. Sus ingenieros tardaron seis años en "dar vida" a LW-Mononofu. En 2005, Sakakibara Machinery Co. presentó a Landwalker, un androide bípedo sin brazos que disparaba pelotas de tenis. La compañía también tiene en su stock robots para niños, desde un T-Rex hasta un cíclope andante de seis metros y con un precio de 20.000 euros, y maquinaria industrial para trabajos de construcción y tareas agrícolas.

Leer mas

Comentarios

comentarios