Centro de Informes

“Por favor, no me dejes”: la historia secreta de la reconciliación de William y Kate Middleton

Corrían los primeros días de abril de 2007. Kate Middleton y el príncipe William llevaban cuatro años de noviazgo. Se habían conocido en el 2002, cuando coincidieron en la Universidad de Saint Andrews y tardaron un año en formalizar su relación, puertas adentro. Las primeras fotos de la pareja llegaron recién en 2004. Todo cambió un año después, cuando ambos se recibieron y no pudieron disfrutar de la intimidad que les ofrecía la Universidad. La separación que conmocionó a Inglaterra y el plan del hijo de Lady Di para recuperar a su novia.

Poco se supo de lo que sucedió mientras que estuvieron separados, hasta ahora. La periodista Katie Nicholl reveló en su libro Kate, la futura reina cómo fue la reconciliación “puertas adentro”. Todo comenzó en abril del 2007, después de que William decidiera ponerle fin a la relación. Un mes más tarde, el heredero al trono se arrepintió e intentó reconquistar a su novia; pero Kate no se la hizo fácil.

Cuando William le dijo de volver, Kate había sufrido mucho y le pidió un tiempo”

“A finales de mayo, sólo un mes después de la separación, tuvieron un encuentro secreto en Carence House (por entonces la residencia de William) y después se vieron en un bar privado en Highrove. Fue ahí que William le dijo que quería reconciliarse, pero Kate no quería apresurarse. Ella había sufrido mucho y le dijo que necesitaba un tiempo para pensar”.

Leé también | “Si no querés que termine como tu mamá”: la presión de la Reina y el pacto de William antes de la boda con Kate

Un mes después, William volvió a intentarlo y la invitó a una fiesta de disfraces privada. ¿La consigna? “Noche muy traviesa”. La futura reina aceptó la invitación y eligió un sensual disfraz de enfermera. “William quería volver con ella y se lo hizo notar toda la noche. La seguía a todos lados como si fuera un perrito perdido y bailó sólo con ella”, detalla el libro. Esa noche, en efecto, se dieron un beso público que selló la reconciliación. “No se podían soltar, tampoco les importó que los estuvieran mirando. De hecho, sus amigos los molestaban y les decían: ‘Busquen una habitación'”.

El frío llamado telefónico con el que William dejó a Kate: “Esto no va a funcionar”

Mientras que la relación con William se enfriaba, Kate decidió tomar el toro por las astas y aceptó un trabajo como compradora de accesorios para el minorista británico Jigsaw. “La relación venía de mal en peor. De hecho, William la dejó por teléfono y ella estaba trabajando cuando recibió esa llamada. Nadie lo veía venir, menos ella”.

No puedo seguir adelante con esto, sencillamente no va a funcionar. No es justo para vos”

Según Kati Nicholl, autora de la biografía Kate, la futura reina, William no estaba seguro de querer seguir con el noviazgo y se sentía presionado tanto por la prensa, como por su propia familia. “El mundo entero esperaba que se casaran, pero él no estaba tan seguro de querer hacerlo. Le gustaban otras chicas, quería divertirse”.

Leé también | Ya no le importa nada: las seis palabras con las que Harry aniquiló en público a William

Fue entonces cuando, agobiado por la presión, el hijo de Lady Di levantó el teléfono y dio por terminada la relación. “No puedo seguir adelante con esto, sencillamente no va a funcionar. No es justo para vos”, fueron las palabras con las de William. Kate, del otro lado del teléfono, no podía entender lo que acababa de escuchar. Después de todo, llevaba meses preparando su casamiento.

William se sentía sofocado por la relación. Era joven, tenía ganas de experimentar otras cosas”

“William se sentía sofocado por la relación. Era joven, tenía ganas de experimentar otras cosas. Todo el mundo esperaba que se casara y sentara cabeza, pero él tenía otras intenciones”, advirtieron amigos de la pareja. “Kate, por su parte, estaba preparando el casamiento. Para ella la separación fue durísima”.

El incómodo momento en el que le preguntaron a Kate por la separación con William: “En ese momento no fue algo que me hiciera feliz”

En efecto, la actual duquesa confesó el malestar que sintió tras la ruptura durante la primera entrevista que dieron como pareja el día que anunciaron su compromiso oficial. Fue en noviembre de 2010. “En ese momento no fue algo que me hiciera feliz, pero creo que con el tiempo me hizo una persona más fuerte. Me permitió conocer cosas mías que no veía. Cuando sos chico, una relación puede consumirte mucho. Así que creo que me hizo bien, aunque en ese momento no lo veía de esta manera”.

En ese momento no fue algo que me hiciera feliz, pero creo que con el tiempo me hizo una persona más fuerte”

William también habló al respecto. “Éramos chicos, acabábamos de salir de la universidad y estábamos encontrándonos como personas. Estábamos creciendo, necesitábamos un poco de tiempo y creo que en retrospectiva nos hizo muy bien”.

La separación fue un golpe duro para Kate. “Estuvo muy mal, pero por el otro lado entendió un poco el juego de William. Empezó a mostrarse en todos lados, salía todas las noches con amigos. Le mandaba un mensaje claro: ‘Mirá lo que te estás perdiendo’”, señalan amigos de la pareja. Y, en efecto, William seguía atento todos los movimientos de su ex.

Kate fue una estratega y la clave principal de su reconciliación con William tuvo mucho que ver con el hecho de que jamás habló con los medios. Tampoco le permitió a su entorno que revelaran detalles de su relación con William. Sabía que si comenzaban a filtrarse intimidades sería imposible la reconciliación”.

Leé también | “¡Vos vas al fondo!”: el operativo de la Reina y Kate Middleton para opacar a Meghan Markle

Por ese entonces, William y Harry organizaban un concierto en homenaje a su madre. Se cumplían diez años de la muerte de la princesa Diana y los príncipes organizaron un show a beneficio en el estadio de Wembley. Ese primero de julio de 2007, la imagen de Kate junto a su hermano y amigos no pasó inadvertida. Si bien no compartió el palco con su ex novio, la prensa coincidió en que su presencia era una confirmación del acercamiento de la pareja.

La advertencia de la Reina y el príncipe Philip a William: “No juegues con Kate si no pensás casarte con ella”

¿Cuánto tuvo que ver la Reina y el príncipe Philip en la reconciliación? Mucho. “Cuando William y Kate empezaron a verse de nuevo, la Reina lo sentó y le habló con claridad. ‘Si no querés que termine como tu mamá, vas a tener que casarte y comprometerte con la relación. Si no querés hacerlo, no vuelvas con ella. La vas a lastimar’”.

“Después de la muerte de Diana, la Reina le dejó en claro a la familia real que quería que sus nietos se casaran por amor. Había aprendido de la experiencia con Carlos y no quería que ellos también se vieran atrapados en un matrimonio que los hiciera infelices. Por eso, cuando William se reconcilió con Kate, ella fue muy clara”. Lo mismo hizo su marido, el príncipe Philip. “No juegues con ella si no pensás en casarte”.

La reconciliación llegó justo antes de que Kate participara en una carrera de remo por el río Támesis. Era para caridad y los medios no paraban de sacarle fotos durante los entrenamientos. Emma Sayle, una de las mejores amigas de Kate y la madrina del príncipe George, confirmó en una entrevista a Vanity Fair que ese fue el momento en el que decidieron volver a darle una oportunidad a su relación.

Durante la separación, Kate estuvo en contacto todo el tiempo con William”

“Durante la separación, Kate estuvo en contacto todo el tiempo con William. Él estaba muy orgulloso de que ella participara de la carrera y planeaban encontrarse en la línea de llegada, pero no querían que la prensa los vieron. Así que, por cuestiones de seguridad, Kate se retiró de la carrera y se encontraron en secreto. En ese momento decidieron que era una tontería estar separados porque se amaban”.

El pacto secreto de William y Kate antes de casarse

En agosto del 2007, la reconciliación era un hecho. William y Kate hicieron un viaje secreto a las islas Seychelles y fue en ese momento en el que hicieron un pacto: se iban a casar, pero todavía no pondrían fecha. “Era importante para Kate saber que el compromiso era real. Para William era sacarse un peso de encima, no querían que los medios los siguieran presionando con el tema”.

De a poco, la pareja volvió a mostrarse en público. Kate volvió a participar de eventos oficiales, fue recibida por la reina y recibió una custodia adicional que fue costeada por el príncipe Carlos. Finalmente, el 16 de noviembre de 2010 la pareja anunció su compromiso en el palacio de Buckingham.

Seguinos y Contactanos

Tus comentarios son fudamentales, intentamos permanentemente mejorar tu experiencia en el sitio.