Compartir


Los productores frutícolas de Río Negro, Neuquén y Mendoza enfrentan una situación complicada con mermas estimadas para la actual campaña del orden del 30 por ciento, reducción en la superficie de siembra y altos costos.
El sector habla de la necesidad de contar con un “dólar diferencial”, de manera de mejorar los costos.
El presidente de la Federación de Productores de Frutas de Río Negro y Neuquén, Sebastián Hernández, dijo a Télam que "la situación es complicada para el sector, los productores no tienen números y hay mucha incertidumbre sobre cómo va a desarrollarse el negocio frutícola".
Leer mas

Comentarios

comentarios