Centro de Informes

Quién es la estudiante robotista de Metán que inspiró a otros jóvenes a soñar en grande

El año pasado, en la Escuela de Comercio Nº 5003 José Manuel Estrada, de San José de Metán, Mercedes Banegas (18) empezó a participar en un proyecto de robótica, en la asignatura Programación Imperativa, que dicta la profesora Verónica Pisacic, sin saber que esta materia le cambiaría la vida.

El jueves por la mañana, Mer -como la conocen en Metán- dio una charla en la Universidad Nacional de Salta (UNSa), en el marco del ciclo “Historias que inspiran”, organizado por Telecom, en alianza con el Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología de Salta. Allí transmitió su testimonio a unos 400 adolescentes y los invitó a soñar en grande.

El proyecto de robótica empezó años atrás, cuando Pisacic buscaba nuevas maneras de enseñar programación, una asignatura que les cuesta bastante a algunos chicos. Como parte de esta iniciativa, Mer y sus compañeros comenzaron a dictar talleres de robótica en jardines de infantes, escuelas primarias y secundarias y a desarrollar juegos didácticos para afianzar los conocimientos.

“Esto fue un “boom’ en toda la ciudad”, contó a El Tribuno. “Cuando empezamos a salir a las escuelas, jardines y colegios, fuimos muy conocidos. Fue un impacto en la sociedad ver cómo los alumnos, además de aprender en clases, éramos quienes íbamos a enseñar a otros lugares”, señaló.

Robots ganadores

El año pasado, participaron dos veces en competencias internacionales. La primera fue en Bogotá, Colombia, en el Megatorneo Internacional de Robótica – Runibot, uno de los más importantes en Latinoamérica, adonde fueron en representación de la Argentina y donde ganaron una de las tres competencias.

Llevaron dos robots -uno, sumo, y otro, seguidor de línea- y sorprendieron a todos, ya que eran los únicos armados pieza por pieza y programados por los mismos estudiantes, junto con su profesora.

La segunda competencia internacional fue en Sucre, Bolivia, donde ganaron el IV Concurso de Robótica. Las próximas semanas viajarán a México, para participar en otro certamen, y, luego, a Bogotá, para la nueva edición de Runibot.

En 2018, las chicas y los chicos ganaron en la Feria de Ciencias a nivel provincial y la profesora Pisacic fue elegida como la tercera docente más innovadora del país. “Todo muy bueno. Fue un año lleno de éxitos. Tuvimos alguna derrota, pero eso también fue un éxito para nosotros, porque llegamos y participamos”, comentó la joven.

Cientos de adolescentes escucharon su historia en el anfiteatro G-400, en la UNSa

Proyectos a futuro

Cuando termine el colegio, Mer piensa estudiar Mecatrónica: “No sé cómo ni cuándo, pero yo voy a estudiar esa carrera. Voy a continuar con robótica porque quedé apasionada”.

Para concretar sus planes, Mer tendrá que trasladarse a una ciudad donde pueda cursar esta carrera y necesitará ayuda: “Yo estoy resegura de que muchos chicos que quieren estudiar, darían lo que fuera por hacerlo”. En su caso, su papá perdió su trabajo hace dos años y su mamá, que es ama de casa, retomó este año sus estudios secundarios, inspirada por los logros de su hija. “Me haría falta un lugar donde alojarme. Con los gastos de la comida y los libros, voy a ver cómo hago. Yo voy a luchar para cumplir mi sueño, porque no hay que jamás darse por vencida. Doy todo por seguir aprendiendo y, como sea, lo voy a lograr”, aseguró.

Mer consideró que la robótica debería incorporarse en las currículas de todos los niveles educativos, a partir del nivel inicial: “Es impresionante la capacidad que se puede ver desde niños y la imaginación que tienen. Sueñan siempre a lo grande, algo que es admirable”.

La joven señaló que “la robótica es para todos” y que hay que perderle el miedo: “Hay un millón de actividades que se pueden hacer con la robótica. Deberían relacionarse un poquito más con esto, que está bárbaro, y va a servir muchísimo. La tecnología es el futuro”.

La tecnología transformó su vida y las de otras personas

Además de Mer, otros dos jóvenes contaron sus testimonios.

Antes de que disertara la joven salteña, lo hicieron María Vallejos y Gino Tubaro -ambos, oriundos de Buenos Aires-, quienes les contaron a cientos de adolescentes cómo les apasiona trabajar con las nuevas tecnologías y cómo esto cambió sus vidas. 

María (25) relató que, luego de hacer un curso gratuito de programación, descubrió su vocación y la forma de salir adelante junto a sus dos hijas. Ha trabajado en distintas empresas y capacita a personas que no tienen dinero para formarse en nuevas tecnologías.

Gino (23) recordó que desde los 6 años se interesó por conocer cómo funcionan los equipos electrónicos. Hace algunos años, creó Atomic Lab, una ONG que imprime prótesis ortopédicas en 3D y las distribuye de forma gratuita a personas con discapacidad para mejorar su calidad de vida. Ya entregaron más de 1.200 manos y brazos 3D.

La ministra de Educación, Ciencia y Técnica de Salta, Analía Berruezo, expresó, al finalizar el acto, la importancia de que se incluyeran la programación y la robótica en los lineamientos curriculares de todas las escuelas de la provincia. “El conocimiento es algo que nos alegra primero a nosotros, cuando lo adquirimos, que cuesta y requiere esfuerzo, pero cuando ese esfuerzo es por algo que nos gusta, además de ser importante, es satisfactorio”, reflexionó la funcionaria. 

El ciclo de charlas “Historias que inspiran” es organizado por Telecom, con apoyo de la cartera provincial. 

Por primera vez, se hizo esta actividad en Salta, destinada a unos 400 adolescentes de colegios de gestión pública y privada de la provincia.
.

Seguinos y Contactanos

Tus comentarios son fudamentales, intentamos permanentemente mejorar tu experiencia en el sitio.