Centro de Informes

Quieren el traslado de la cárcel: oyen insultos y ven a gente “tirar cosas”

La mayoría de los vecinos que residen frente al penal de Villa Las Rosas ven con buenos ojos el posible traslado del establecimiento hacia otro punto de la ciudad, tal como lo planteó el jueves el procurador general de la Provincia, Abel Cornejo, durante una conferencia de prensa.

Pablo, quien reside en el pasaje Los Geranios desde hace 65 años, y cuyo padre era guardiacárcel, contó: “El principal problema en la actualidad es que la cárcel está colapsada. Hay como 2.000 internos, entonces, antes los guardias sacaban a los internos del pabellón para que jueguen en la cancha solamente dos veces al día, y ahora los sacan todo el tiempo de a tandas porque no entra ni un alfiler más ahí, están todos amontonados, a eso se suma el aburrimiento, lo que genera tremendos despelotes, escándalos”.

El hombre aseguró que está de acuerdo con la posible mudanza del penal. Remarcó que “sería muy bueno porque esta zona se fue poblando cada vez más, pero me cuesta creer porque tantas veces se ha dicho que se iba a trasladar la cárcel a otros lugares como Rosario de Lerma o Quijano y todo quedó en la nada. Siempre hacen el verso”.

Agregó que está acostumbrado a ciertos ruidos. “Tiros de escopeta se escuchan todos los días, al igual que la sirena. Eso es normal para nosotros”.

Ayer se observaban dos guardias que hacían rondas en el pasaje Los Geranios, uno permanecía en una pequeña garita que hay sobre la vereda, cercana al muro y otros tantos custodiaban el penal en lo alto.

“Los que caminan por la cuadra lo hacen para que no vengan los delincuentes a tirar la droga. Varias veces han revoleado paquetes aprovechando el momento en que los presos juegan al fútbol en la cancha y por eso han puesto la garita chiquita. Y cuando más se drogan los presos, más quilombos hay”, contó Pablo.

María Florencia, una joven madre que vive desde que nació sobre la calle Las Magnolias expresó: “Sería buenísimo que se lleven la cárcel. Yo tengo 30 años y vivo desde que nací acá, y con mi madre estamos cansadas de escuchar cómo los guardias se insultan con los presos, o los presos entre ellos, pero los guardiacárceles son los más irrespetuosos”.

En Villa Las Rosas funcionan la unidad de varones y de mujeres. Jan Touzeau

Inseguridad

Además, coincidió con el vecino anterior. “Vemos gente rara que tira cosas. Pasan motos con acompañantes que revolean mochilas, bolsos. Calculo que con droga que intentan pasarle a los presos. Una vez encontré en mi vereda un paquete. Es complicada la situación”, hizo hincapié.

Daniel, otro vecino que reside desde hace 40 años en la zona, señaló: “Me gustaría que se traslade la cárcel porque este no es el lugar adecuado para que esté, pero desconfío que lo hagan porque desde hace muchos años se escucha el rumor de que la van a trasladar a Cerrillos y nunca se concreta”.

Destacó que en fechas especiales como el Día del Padre, de la Madre o fiestas de fin de año los conflictos se agudizan. “Se escuchan más tiros, gritos, se ve más movimiento, porque parece que se ponen más estrictos con las visitas. Si bien no vemos lo que pasa adentro, nos enteramos por las manifestaciones que hacen los familiares a la entrada”, expresó.

Y añadió que seis años atrás ocurrió un episodio particular. “Se escapó un preso y nos sentíamos en una película estadounidense, porque los reflectores apuntaban para todos lados. Esa noche se había cortado la luz y las patrullas andaban por todas partes. Nunca habíamos visto algo así”, recordó.

Dora, otra vecina que vive en la calle Las Margaritas desde hace 42 años, también dijo que escucha la versión del cambio de lugar desde hace varios años. “Todo queda en supuestos proyectos y no hay acciones concretas. No les creo. Me encantaría que se haga realidad. Años atrás la situación era peor, porque había muchos motines y los presos se subían al techo, pero ahora ya no”, indicó.

Alfredo, un vecino que reside sobre la calle Las Magnolias y cuyo padre también trabajó en el penal en cuestión, contó: “Hubo un tiempo en el que se escuchaba que un supermercado quería instalarse ahí, pero no pasó nada, después también escuchábamos que aquí se iba a construir una nueva terminal de ómnibus y que la cárcel iba a estar en Cerrillos o Güemes. A mí me encantaría que trasladen la cárcel. Sería lo mejor”.

“El edificio enorme, que abarca unas cuatro manzanas, ya es demasiado viejo, pero dudo que encuentren otro lugar. No creo que la puedan sacar, aunque quisiera que lo hagan porque esta parte ya se urbanizó muchísimo”, agregó, y sostuvo: “Estamos acostumbrados a vivir así, escuchando los presos que gritan de noche. Hace unos meses estaba el GEOP con armas largas por todas partes”, finalizó el vecino.

Relatan hechos de inseguridad

Una vecina que no quiso brindar su identidad aseguró que el barrio Villa Las Rosas es inseguro. “Vivo hace 15 años aquí y a mí me reventaron la puerta de mi casa y se llevaron un centro musical, la Play Station de mi nieto, sus zapatillas nuevas, el celular, todo. Lo peor es que mi nieto estaba durmiendo cuando los ladrones entraron. Y los guardias de la cárcel me dijeron que no vieron nada. Me pareció muy raro”, contó. 

“A otro vecino le robaron ropa y una mochila, y a otra vecina el celular. Que haya guardias constantemente no procura seguridad al barrio. Los ladrones andan al acecho ”, finalizó la mujer.

Seguinos y Contactanos

Tus comentarios son fudamentales, intentamos permanentemente mejorar tu experiencia en el sitio.