Compartir

La intención de Mendoza de construir la represa de Portezuelo del Viento genera temor en las ciudades, aguas abajo del río Colorado. Ante esta incertidumbre, el gobernador Alberto Weretilneck llevó tranquilidad con la seguridad de que el Comité Interjurisdiccional del Río Colorado (Coirco) administrará los caudales sin afectar el abastecimiento.

Portezuelo del Viento está proyectado sobre el río Grande, principal afluente del río Colorado (70% de los aportes). Será la segunda obra de regulación de los caudales, después de que, a comienzos de la década del ‘90, comenzase a operar Casa de Piedra, en la zona media de la cuenca, entre Río Negro y La Pampa.

“Quiero destacar que, en todas las reuniones de los gobernadores y la Nación, siempre primó el espíritu de seguir con la misma filosofía que ha traído ese organismo en el manejo de Casa de Piedra, y que permitió el uso correcto de la crisis hídrica”, expresó ante un contacto con “Río Negro”.

Ese ente, acordó en abril del año pasado que se haría cargo de determinar el manejo de los caudales que se acumulen.

Insistió en que también genera tranquilidad que el impacto ambiental en toda la cuenca “será evaluado fuera de Mendoza”.

El gobernador aceptó la preocupación que existe en la comunidad en cuanto a restricciones en el consumo, y que “los temores pueden ser fundados en un río en funcionamiento”. Sin embargo, aclaró que en picos de crecida y largos períodos de bajo caudal “funcionó el Coirco, y tendrá el mismo papel con Portezuelo”.

Pese a los mensajes conciliatorios de Weretilneck, cabe señalar que un grupo pampeano impulsó desde La Adela una recorrida por el Colorado en señal de protesta por la posibilidad de que se encuentre afectado ese caudal. Esto se suma a las expresiones del gobierno pampeano que rechazó el laudo arbitral del presidente Mauricio Macri. Éste decidió en enero pasado dar curso favorable a la construcción del embalse desestimando la oposición de la Provincia norteña.

Weretilneck negó -como creen en La Pampa- que se vaya a producir en este marco de negociaciones un trasvasamiento de aguas del Negro al Colorado, por debajo de La Adela, y que genera la presunción de que los usuarios pampeanos se vean afectados porque supuestamente no tendrían agua de calidad.

Leer mas

Comentarios

comentarios