Centro de Informes

Rodrigo se despide de la CEB y apela al consenso para definir autoridades

(Comunicado textual.- )En el año 2002, se vislumbraba el final de la CEB: La deuda con el Estado, con los proveedores y con el sector financiero, rondaba los 18 millones de dólares (o sea la friolera  de más de Mil millones de pesos actuales).  Sin embargo hoy, 18 años después, merced al  trabajo constante, una conducción inteligente y el esfuerzo de todos los asociados, permite que  nuestra Cooperativa  haya salido de todas las deudas, y además, sea acreedora, por importantes sumas,  del Estado Nacional y de la Municipalidad de Bariloche, además de equiparse con un moderno capital de trabajo incluidos la flota de vehículos y el hermoso edificio de su sede, y  con todo el personal regularizado, estar al día con la Afip,  Anses, gremios y proveedores, y con las cuentas saldadas por la compra de la energìa, ítem que es un karma para cientos de cooperativas eléctricas del país y poderosas sociedades anónimas que suministran el servicio en el país, que mantienen multimillonarias deudas con Camesa, la proveedora de energía eléctrica.. Como si fuera poco, AVC,  la sociedad  controlada por CEB, ha desarrollado un asombroso servicio de cable y de internet para toda la ciudad que pocos creían posible cinco años atrás.                 

Estos conceptos centrales  deben estar presentes en momentos como los actuales, en los que a causa de un  normal y natural recambio de autoridades (delegados, consejeros) que traen el aporte de otras miradas en diversos aspectos de la conducción,  se ha generado un clima de hostilidad a la hora de adoptar decisiones operativas de la administración, y en la designación de las autoridades.       

Esa cuestión, que es de segundo orden frente a los grandes desafíos que vienen (la inminente licitación por la segunda línea de abastecimiento en alta tensión, tan postergada, el desarrollo de las energías alternativas, la previsiblemente cercana puesta en marcha del segundo modulo de la planta depuradora que dará una explosiva y saludable  solución al medioambiente y saneamiento de toda la ciudad , etc.) tiene que ser tratada y resuelta en forma sencilla, armoniosa y responsable en esta nueva composición de la Asamblea y el Consejo  La elección del presidente de la CEB y el Comité ejecutivo se ha puesto como tema dominante, cuando, por lejos, no lo es.  Se habla de un posible empate en proposiciones de un presidente, y su solución no está prevista en los estatutos ni en la ley de Cooperativas.   Sí  está prevista  en la legislación superior de la provincia, la Constitución Provincial, que establece que para  la presidencia de los cuerpos colegiados en municipios y comunas, se debe designar  al candidato más votado (que en estas elecciones han sido los Consejeros Cecilia Sandoval, Enevolsen y Rojas)). Sin embargo, por lo dispuesto en los Estatutos ninguno de ellos puede ser presidente (por carencia de antigüedad), y entonces, en  un sistema  electoral de renovación de cargos trianuales,  como el nuestro,  los más votados con posibilidad legal de ser presidentes son los consejeros Pozas, Cárcamo, Domínguez, Palomo y Pilquiman, y los menos votados son los consejeros Aristegui y Barrales. De tal modo, en caso de no haber consenso en la elección del presidente, la cuestión la deberán resolver las autoridades de la Dirección de Cooperativas o el Inaes, y en última instancia, la justicia.   Es por eso que el Consenso en la definición del Presidente y el Comité Ejecutivo, es el camino más racional, amigable, práctico y  superador, para definir una cuestión de segundo orden, frente al gran desafío de preservar  y acrecentar el valor de esa joya de nuestra ciudad que es la CEB.   Referentes de ambas listas, como Pozas y Aristegui, se han expresado positivamente en esos puntos. Si consolidan ese camino se habrá afianzado la base para seguir el desarrollo y el crecimiento.

Seguinos y Contactanos

Tus comentarios son fudamentales, intentamos permanentemente mejorar tu experiencia en el sitio.