Compartir

De la mano de su hijo y junto a su madre, el secretario general de ATE y CTA de Río Negro, Rodolfo Aguiar, volvió a mostrarse en público ayer. Fue en una conferencia de prensa que se organizó en las instalaciones del Sindicato que conduce, en Roca, desde donde partió luego a pie y junto a un grupo de afiliados para entregarse en la justicia provincial. Aguiar tenía pedido de captura a partir de los incidentes que se registraron la semana pasada afuera de la Legislatura, mientras en el recinto se debatía el Plan Castello.

Hasta ayer a última hora de la tarde el juez que interviene en la causa, Carlos Mussi, no había sido notificado sobre la detención del dirigente gremial, pero a partir de que eso suceda el magistrado tiene 24 horas para indagarlo. Según se supo, el juez lo indagará hoy mismo, junto al fiscal Juan Pablo Puntel.

Aguiar está imputado como partícipe de coacción agravada y comisión de lesiones leves y graves contra siete policías. “Me declaro preso político de la alianza del gobierno nacional de Macri y del provincial de Weretilneck”, sostuvo ayer en la conferencia de prensa. “Les molesta cuando los sindicalistas tenemos más credibilidad” agregó.

El dirigente consideró que la actitud del gobierno responde a la decisión del gremio de salirse del “rol en que el poder político nos quiere poner, que es el de sólo reclamar por nuestros salarios y condiciones” e insistió en que “nos están llevando a la cárcel por el sólo hecho de luchar”.

Minutos antes de las 11, el sindicalista ingresó a la Ciudad Judicial de Roca por una puerta lateral, ya que el acceso principal estaba vallado. Una columna de manifestantes lo acompañó por las calles desde el centro, entre los que había afiliados y referentes de la organización a nivel nacional, y de otros sindicatos, como Unter.

Ya en el interior del edificio, se montó un importante operativo de efectivos, que mantuvieron bloqueado el ingreso al sexto piso donde lo esperaba el juez Gustavo Quelín. Hasta ese lugar Aguiar llegó acompañado por su hijo y su abogada.

Poco después, el dirigente fue sometido a una revisión médica, a cargo de personal del Cuerpo de Investigación Forense y de la policía. Allí se constató que se encontraba en “buenas condiciones de salud”, mientras que no se realizaron modificaciones en su tratamiento de salud particular.

Superada la instancia, y pasado el mediodía, Aguiar inició su traslado hacia la capital provincial, donde quedaría a disposición del juez Mussi, titular del Juzgado de Instrucción N°4 de Viedma, ante quien fue puesto a “exclusiva disposición”, de acuerdo a lo informado por la Justicia provincial.

Tras la detención, el secretario adjunto en el Alto Valle del sindicato, Federico Gabarra, indicó que se conformará una nueva mesa de dirigentes para garantizar la continuidad de las acciones de ATE. Incluso, adelantó que para la semana que viene se impulsaría un paro nacional.

Comentarios

comentarios