Centro de Informes

Sergio Sinay: “La familia no es un club de amigos”

Consultado Sinay sobre el violento hecho ocurrido en Villa Gesell, afirmó que “rugby, jóvenes y alcohol son los tres focos en los que se ha puesto la atención sobre este tema” y sostuvo que si bien “estos elementos tienen algo que ver, no son la explicación del adulto, si nos quedamos con eso nos quedamos con la superficie y no vamos a las causas reales y de fondo”.

Consideró que esta tiene que ver con la falta de liderazgo moral, dado que hace tiempo que no se ejerce y “empieza por no ser ejercido en el hogar, más allá de las honrosas excepciones que existen, hace rato que los adultos, los padres, han ido desertando de sus funciones, por una especie de obsesion por ser amigos de sus hijos o por desertar”.

Agregó que si bien escucha mucho la idea de que “se me fue de las manos”, sostuvo que el alcohol es ese caldo que termina en tragedia, “esta vez terminó en 10 salvajes matando a un pibe tomando un helado para ejercer su machismo, de la manera más cobarde y menos varonil”.

El ensayista manifestó que “a la salida de los boliches, los jóvenes están replicando de manera brutal conductas adultas que se ven todos los días, que tienen que ver básicamente con el desconocimiento de la ley, la sociedad argentina ha ido cocinando lentamente una anomia que hoy se practica en todos los niveles que es el desconocimiento de la ley.

Explicó que cada uno ejerce su propia ley para ejercer una propia y desconocer la general que nos iguala a todos, “nos hemos acostumbrado a esto y nos vamos juntando entre aquellos que tenemos una ley igual o parecida y estas son las manadas”.

“Los autores intelectuales de estas tragedias donde participan los jóvenes, aún cuando ellos sean los victimarios, no son los jóvenes, no los exculpo, estos salvajes tienen que tener su merecido, si es cadena perpetua que sea cadena perpetua sin atenuantes, pero la sociedad adulta no se tiene que quedar contenta con que nos podemos ir a dormir tranquilos porque ya estan presos, ver como actuamos cada uno de nosotros, cual es nuestra relacion con la ley y cuáles son los límtes que ponemos desde nuestra conducta para guiar a otros, seamos o no padres, desde el momento que somos adultos, siempre somos referentes”, sostuvo 

Agregó que el problema “es más complejo que el alcohol, rugby y jóvenes aunque mucho tienen que ver los falsos códigos del rugby, la publicidad del alchool y que haya jóvenes sin control y límites y que no pueden ser guiados en el proceso de crecimiento y de inserción en la sociedad como adultos capaces de vivir una vida con sentido y de hacer que su vida contribuya al bien común y no que detruya a otras vidas”.

“Se nace macho pero hay que hacerse hombre, el hecho de nacer varón no hace que con los años uno se vaya a convertir en hombre, hay que desarrollar ciertos valores, hay que poner lo mejor de la hombría,
la masculinidad y la femineidad se construyen culturalmente, hacerse varón o hacerse mujer es algo que es multifactorial, tiene que ver con educación, sentmientos, capacidad de empatía, capacidad de pensar, ejemplos que se reciben, liderazgos morales y emocionales que se reciben y asimilan, estos machos no se han hecho hombres, no se harán hombres por ese camino”.

Lamentó que actúan así para “mostrar una hombría de la que seguramente dudan” y sostuvo que “el que se sabe un hombre con valores, capaz de amar constructivamente no necesita demostrarlo, si tengo que demostrar mi hombría todo el tiempo es porque estoy dudando de ella”.

SInay explicó que cuando el adulto desaparece , es como en un barco donde no está el capitán, “en el puesto de mando estoy aburrido y solo, y abajo escucho carcajadas, me voy con los marineros, a dónde va a ir a parar el barco, a a encallar o andar a la deriva, hasta que todos mueran sin saber a donde ir”.

Insistió en que “no se le puede seguir llamando chicos a o jovenes a los que tienen 30 o 35 años” y ratificó que a partir de los 18 o 20 años se entra en la adultez joven, “pero se es adulto,  a partir de los 20 años cada uno es responsable de su rostro, lo que ves en el espejo es tuyo, con eso hay que vivir, si hay padres que creen que si siguen considerando adolescentes a sus hijos toda la vida esto hace que ellos no crezcan”.

Planteó que de este modo “somos todos jóvenes todo el tiempo, terminamos actuando como jóvenes sin adultez, sin responsablidad, sin un sentido y un norte para la vida que vivimos, tenemos padres que creen que la paternidad o maternidad consiste en hacerse amigos de sus hijos, nuestra principal función es ser padres de nuestros hijos, no ser amigos, dejemos que tengan sus amigos entre sus pares, son relaciones necesariamente y naturalmente dispares y tiene que ser así”.

Enfatizó que la familia no es un club de amigos y comentó que cuando esto no sucede “cada uno termina haciendo lo que quiere porque no hay ley, liderazgo, ejemplo a seguir, se hace lo que sale”.

 

*Sergio Sinay es ensayista, narrador y periodista. Investiga y escribe sobre vínculos humanos, temas existenciales, sociales y filosóficos. Cursó estudios de sociología y se formó en psicología gestáltica, humanística y existencial. Es columnista de los diarios La Nación, Perfil y El Día (La Plata).

Seguinos y Contactanos

Tus comentarios son fudamentales, intentamos permanentemente mejorar tu experiencia en el sitio.