Compartir

El interbloque de diputados de Cambiemos y gran parte de los grupos opositores acordaron una dura declaración conjunta sobre la situación en Venezuela en la que expresan su “preocupación por la alteración del orden democrático” en el país gobernado por Nicolás Maduro.

El documento, que tiene las firmas de los presidentes del interbloque Cambiemos, Mario Negri; del Frente Renovador, Graciela Camaño; de Progresistas, Margarita Stolbizer, y de Juntos por Argentina, de Darío Giustozzi; no tuvo el acompañamiento ni del Frente para la Victoria, ni del Bloque Justicialista, liderado por el exdirector de la ANSES Diego Bossio.

El texto consensuado, de cinco puntos, expresa una “preocupación por la alteración del orden democrático en la República Bolivariana de Venezuela de conformidad con la Carta de la Organización de los Estados Americanos y la Carta Democrática Interamericana”.

El documento además sostiene que los diputados respaldan “la postura adoptada por la Organización de los Estados Americanos (OEA) que insta al gobierno de Venezuela a que adopte las medidas necesarias” para encauzar la democracia venezolana.

Para los firmantes, el gobierno de Maduro debe “garantizar la separación e independencia de los poderes constitucionales, restaurar la plena autoridad y funciones de la Asamblea Nacional democráticamente elegida, fomentar la normalización de la institucionalidad democrática y asegurar el respeto al estado de derecho y el pleno goce de los derechos humanos”.

El texto también llama a “condenar la convocatoria del presidente Nicolás Maduro a una Asamblea Nacional Constituyente” con el objetivo de redactar una nueva Carta Magna, “instando al gobierno de Venezuela a un acuerdo con las fuerzas políticas sobre un cronograma electoral“.

En su cuarto punto, el documento alerta “sobre la violación a la libertad de expresión que implica el cerco informativo impuesto por el gobierno de Venezuela que pone en riesgo el sistema democrático”. “Solicitar la libertad de los presos políticos y expresar preocupación por la represión violenta, que ha dejado decenas de víctimas fatales, reprobando toda manifestación de violencia cualquiera sea su origen, y en este sentido bregar por una pronta solución pacífica”, concluye en el último punto.

Entre los fundamento para emitir el documento, los legisladores destacaron que la Carta de la OEA y la Carta Democrática Interamericana “siguen siendo de cumplimiento obligatorio” para la nación venezolana, y además alertaron sobre “la crisis humanitaria que sufre el pueblo venezolano, implorando al gobierno de Nicolás Maduro, habilite canales eficientes, para recepcionar y distribuir el suministro de alimentos y medicamentos”.

Los diputados también apelaron a “la protección y promoción de los derechos humanos y libertades fundamentales, que son condiciones fundamentales para la existencia de una sociedad democrática” y resaltaron su “grave preocupación por la constitución de milicias populares armadas, las cuales sólo podrían justificarse en caso de conflicto armado exterior pero no en el contexto de lo que debería ser un proceso democrático abierto y pacífico”.

Por último, los legisladores instaron a la oposición venezolana a que “todos sus actos no salgan de los carriles de la legalidad y se mantengan en un marco de paz a pesar de todas las dificultades con las que se enfrentan”.

Con información de NA

Comentarios

comentarios