Compartir

Las marcas de los apremios ilegales al hijo del testigo. (Gentileza La Capital)

El hijo de un testigo del juicio oral y público a Los Monos denunció que fue desnudado y golpeado en la cárcel por policías de Santa Fe, en venganza porque su padre tuvo una colaboración clave en la causa que investiga los delitos de la banda narco criminal. Este hecho no hace más que reforzar las denuncias de connivencia entre agentes de seguridad y el clan narco.

"Vos estás acá porque tu viejo es un caga vigilante", le dijeron uniformados de la comisaría 15ª a la víctima de los apremios ilegales. El joven, identificado como Jonatan P., tiene 27 años, está casado y tiene tres hijos. El domingo pasado a las 6 de la mañana lo detuvieron junto a dos amigos, cuando finalizaba una salida nocturna la noche anterior. Ahí empezó el infierno.

La denuncia reviste de suma gravedad ya que su padre, el suboficial de la disuelta brigada de Judiciales Americo P., está citado a declarar como testigo en la reanudación del juicio a la banda de Las Flores. El proceso judicial es clave para ponerle punto final al clan familiar cuyo fallecido líder, Claudio "Pájaro" Cantero, dominó con mano de hierro y terror en los barrios del sur de Rosario.

El apriete, por ahora, tuvo sus consecuencias. El testigo adelantó que no se presentará porque no están dadas las garantías para resguardar su seguridad y la de su familia. Es que no es el primer antecedente de estas características. Un hermano del joven también atravesó hace seis años y medio una situación similar, y batalló en la Justicia hasta salir sobreseído.

Los apremios ilegales fueron denunciados en la Unidad Especial de Asuntos Internos de la Policía de Santa Fe. La familia advirtió que irá hasta las últimas consecuencias con la denuncia, y reclama al Ministerio de Seguridad provincial que brinde respuestas concretas, informó el diario La Capital.

El gobierno de Miguel Lifschitz, a través de la Secretaría de Derechos Humanos, convocó al hijo del testigo para que documente ante la dependencia el serio incidente. Por su lado, el Ministerio Público de la Acusación (MPA) abrió una investigación y ordenó una serie de medidas para esclarecer lo ocurrido. En un tercer orden, la Secretaría de Control de las Fuerzas de Seguridad abrió un sumario interno.

El apriete

Todo se desencadenó el domingo a las 6 de la mañana. Jonatan se había juntado el sábado a la noche en una casa con dos parejas amigas y su mujer por la víspera de su cumpleaños. Cuando todo había terminado, el grupo salió a la puerta y, de manera imprevista, se presentó un móvil del comando radioeléctrico con tres policías, que se presentaron al domicilio ubicado entre las calles Italia y Garibaldi por una supuesta denuncia de "ruidos molestos".

Tras una discusión sobre la gravedad de la infracción, los uniformados obligaron a Jonatan, a su amigo Joel y a su cuñado Orlando a ponerse contra la pared, donde fueron golpeados en las costillas.

En medio de una crisis de nervios de las mujeres, el despliegue policial se profundizó con la llegada de otros cuatro patrulleros y un móvil de la Guardia Urbana Municipal (GUM).

En medio de la confusión, y ya detenido en el móvil, Jonatan insistió que su padre había sido policía de Judiciales y de inmediato el "policía gordito", como lo identificó en la denuncia, le respondió que no le importaba porque su padre era "un caga vigilante".

Todos fueron trasladados a la comisaría 15ª rosarina, ubicada en la calle Sarmiento al 4300. Adentro del calabozo, Joel fue golpeado y los tres terminaron desnudos. En la escena, un agente aparece y dijo: "El es el hijo del policía, del ejército de Judiciales". "Y me empieza a pegar el mismo que le pegaba a Joel", relató el joven.

Postal del juicio oral a Los Monos. El martes que viene se reanudan las audiencias. (NA)

"Me pegaba en las costillas, en la boca, me agarraba del pelo y me hacía arrodillar", recordó Jonatan, al tiempo que identificó a otro agente que se dirigía a sus amigos y les decía: "Ustedes están acá por el papá de él, el jefecito de Judiciales", en referencia al suboficial testigo del juicio a Los Monos.

En total, el grupo padeció siete horas en la comisaría, entre las 8 de la mañana y las 15 del domingo, sin recibir atención médica y previo a ser fichados, fotografiados y a firmar un acta que no pudieron leer —pero con la advertencia de que los perjudicarían—, los jóvenes fueron liberados.

El rol del padre

Américo fue empleado de la ex división de Drogas Peligrosas. Cuando comenzó de la causa de Los Monos, fue convocado para integrar la Brigada Operativa de Judiciales, que aglutinó gran parte de la pesquisa a cargo del juez de Instrucción Juan Carlos Vienna, en una derivación del crimen de Martín Fantasma Paz, ocurrido en septiembre de 2012.

Gran parte de este material hoy sirve de sustento en el juicio oral y público contra los 25 imputados vinculados a Los Monos, entre ellos 13 policías.

LEA MÁS

Quién es “Chipi”, la mujer detenida con Alan Funes que tiene un temible historial familiar vinculado al narcotráfico

Detuvieron a Alan Funes, líder de la banda que protagoniza una guerra narco en Rosario

Recrudece la guerra narco en Rosario: hubo 15 homicidios en 16 días

Leer mas

Comentarios

comentarios