Centro de Informes

Tapia contra Conmebol y Baldassi

Por Federico Jelic
Especial desde Río de Janeiro
Copa América Brasil 2019

Y un día Claudio Tapia explotó y dejó de jugar a las escondidas en Conmebol, donde oficia como vicepresidente segundo desde hace dos meses en el mandato del paraguayo Alejandro Domínguez. Lo curioso de todo es que además de cuestionar a aspectos internos del máximo ente rector del fútbol sudamericano, prosiguió con un coterráneo (¿razones políticas?) importante dentro de nuestro país, para después dar un tiro por elevación al primer mandatario de Brasil, Jair Bolsonaro. El presidente de AFA por fin se puso los pantalones que demanda su investidura aunque restará reconocer lo genuino de su acto o si solo se trató de un reclamo para que lo aplauda la tribuna.
Todo fue en marco y en respuesta al sospechadísimo arbitraje de Roddy Zambrano en el Brasil-Argentina de semifinales de la Copa América en Belo Horizonte. Hubo dos presuntos penales para el elenco nacional y ni siquiera se recurrió al VAR para revisar, como ocurrió siempre y hasta desmesuradamente a lo largo de la competencia continental. Esto motivó a la vez desconfianzas internas incluso dentro del comité de árbitros, manejados por el brasileño Wilson Seneme, quien dentro de su séquito de trabajo cuenta con el ex árbitro argentino y cordobés Héctor Baldassi, hoy también abocado a la política, en la trinchera del PRO.
En llamas, como pocas veces se lo pudo percibir porque la diplomacia parece ser una de sus armas poderosas para influir, el “Chiqui” no tuvo pruritos para presentar su reclamo antes de que termine la competencia, quizás con un tono populista o para la aclamación de la hinchada, a modo de escudo de eventuales quejas de sus pares. Pero lo cierto es que lo hizo ampliando el espectro y donde corresponde, no solamente como denuncia mediática. Riesgosa jugada de Tapia quien se sigue jugando el saco de dirigente encumbrado en Conmebol, entidad a la que hoy eligió (por conveniencia, necesidad u obligación) como enemigo, después del favoritismo del organizador, Brasil, que el domingo en el Maracaná podría levantar su novena Copa América.

Con los tapones de punta
“Vimos lo mismo que vos”, fue el sugestivo tweet que lanzó la cuenta oficial de AFA al día siguiente del partido perdido contra Brasil, con la eliminación a cuestas. Estaba claro que hacía referencia a los dos penales no sancionados: la traba de Dani Alves sobre Sergio Agüero (de allí vino la réplica del segundo gol brasileño, de Firminho) y el topetazo de Artur sobre Nicolás Otamendi tras un córner que lo dejó tumbado en el área. Entonces, en su escrito presentado en el estrado de Conmebol puso en duda los principios de “ética, lealtad y transparencia” del organismo, además de solicitar la renuncia de Seneme, titular de la Comisión de Árbitros de Conmebol, y también Héctor Baldassi, diputado nacional e integrante del área de contralor. Y solicitó la caja negra del VAR, es decir, la grabación de la comunicación entre Zambrano y Leodán González, quien estaba a cargo de la cabina VOR (Video Office Room) en el Mineirao. En AFA ya hubo problemas con Seneme, después de que sancionara a Lionel Messi con tres partidos después de un partido con Chile por Eliminatorias en 2017, con un insulto que solo se aprecia por cámaras y que nunca fue declarado por los árbitros al término del partido. Un verdadero complot.
La carta de la AFA firmada por Tapia y dirigida a Domínguez fue contundente. Entre los puntos más salientes, el mandamás de la calle Viamonte aseguró hubo “irregularidades” antes y durante el partido con Brasil; que la Selección fue “perjudicada por el cuerpo arbitral”; que se había advertido de los “antecedentes negativos” de Zambrano; que todo se agravó con “la presencia del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro”; que Seneme “manifiesta incapacidad para ejercer el cargo”; que Baldassi “consiente los manejos irregulares” del brasileño que conduce los destinos del arbitraje sudamericano. Y hasta el estado de los campos de juego cuestionó Chiqui.
Zambrano vale aclarar es tristemente conocido por los cordobeses de barrio Jardín, ya que dirigió a Talleres contra Sao Paulo en el Morumbí, donde el primer tiempo fue una “carnicería” y una lluvia de patadas sobre los delanteros del albiazul, sobre todo Sebastián Palacios. Hasta el propio Messi salió a criticar el no uso del VAR: “Lo piden para cobrar cada boludez (sic) y esta vez lo pasaron por alto. Se la pasó cobrando giladas y cuando hizo falta no pidió nada”, fue el descargo con dureza poco habitual en su discurso.

Contra Baldassi y Bolsonaro
Llama la atención sobre todo la crudeza con la que critica el titular de AFA al ex árbitro mundialista en Sudáfrica 2010 Baldassi, después de cuestionar severamente a Seneme. Destaca que el ex juez cordobés, “no solo no representa a la AFA, sino que su designación ha sido cuestionada por el suscripto, entendiendo que el cargo político de Diputado Nacional que éste ejerce en Argentina puede generar conflictos de intereses con AFA en su condición de miembro de Conmebol, cuestionamiento que no fue analizado ni resuelto”. ¿Era necesario? ¿Hay alguna rencilla de larga data política no resuelta entre ambos?
“La imprudencia en la designación arbitral generó un evitable ambiente previo al encuentro, agravado por la presencia del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, en el estadio Mineirao de Belo Horizonte, que no pasó inadvertida para jugadores, dirigentes y público en general, ya que fueron evidente sus manifestaciones políticas durante el desarrollo del juego, no pudiendo dejar de mencionar que en el entretiempo dio una verdadera vuelta olímpica por el estadio”, expresó Tapia. Deja expuesto esto un punto fundamental que FIFA prohíbe que son las exclamaciones políticas o proselitistas, so pena de desafiliación. Bolsonaro tuvo una actitud “populista”, recorriendo por debajo de las graderías entre insultos, abucheos y aplausos, además de revolear por el aire a modo de festejo una bandera de Brasil. Fue llamativo.
¿Esto como puede interpretarse? ¿Guerra declarada de Tapia a Domínguez? No sería esa la finalidad de todos estos entreveros oficiales. Desde el entorno del “Chiqui” aducen que se trata de una maniobra en defensa del fútbol argentino, para lograr marcar la cancha, dejar las cosas claras para que no vuelva a suceder, como lo adujo en el epílogo de la carta el árbitro Federico Beligoy, y dentro de un contexto donde “El que no llora, no mama”, lo mejor es no quedarse callado la boca y cruzado de brazos. Sobre todo sabiendo que el año próximo la Copa América se desarrollará en Argentina, organización conjunta con Colombia.

La entrada Tapia contra Conmebol y Baldassi se publicó primero en Diario Alfil.

Seguinos y Contactanos

Tus comentarios son fudamentales, intentamos permanentemente mejorar tu experiencia en el sitio.