Compartir

El Rayo McQueen volvió a las pistas con su tercera película en, por supuesto, Cars 3 (2017). Este personaje que nació allá por el año 2006 está basado en vehículos Toyota de NASCAR, pero con influencias de diseño de Mazda Miata y Dodge Viper. El número 95 tan característico es por el año en que se estrenó Toy Story (1995), la primera película de Pixar. Sin dudas, este coche de carreras -cuya voz original es de Owen Wilson y de Nico Vázquez en la versión argentina del primer film- se convirtió en el favorito de los chicos.

Pero McQueen es el último exponente de una larga lista de automóviles animados que han hechos las delicias de generaciones, tanto en el cine como en la televisión. Tal vez haya sido por los colores brillantes, los diseños locos, o simplemente porque nos hacía reír, aprendimos a hacernos fanáticos de estas máquinas sin siquiera saber (ni preguntarnos) si podían funcionar en la vida real. Decidimos entonces recordar a aquellos vehículos que han corrido carreras, quemado cubiertas o simplemente fueron los móviles de los protagonistas y que se han quedado guardados en nuestros más tiernos recuerdos.

Tardaron 28 temporadas, pero finalmente este año, en el episodio “Pork and Burns”, emitido el 8 de enero pasado en Estados Unidos se reveló que Homero maneja un Plymouth Junkerolla de 1986. Plymouth fue una mítica marca de automóviles lanzados por la Chrysler Corporation en 1928, pero no hubo ningún modelo Junkerolla. Es simplemente un juego de palabras con “junk”, que en inglés significa basura.

Un villano que se precie y cuyo objetivo principal es conquistar el mundo tiene que tener un vehículo acorde. Gru se mueve en este enorme acorazado que es impulsado como un cohete que puede destruir todo lo que se encuentre a su paso.

La serie animada continúa las aventuras de los doctores Peter Venkman, Egon Spengler y Ray Stantz, de Winston Zeddemore, la secretaria Janine Melnitz y su mascota, el fantasma Pegajoso, en el negocio de la investigación de fenómenos paranormales. Como en la película, los protagonistas se movilizaban en el fabuloso Ecto-1.

Basada ligeramente en el film homónimo de Tim Burton, la serie presentaba a Beetlejuice, el fantasma salvaje procedente del mundo de los muertos y su mejor amiga, la niña de 12 años llamada Lydia. El Dragster of Doom, apodado Doomie, era el vehículo en que se trasladaba el súper fantasma. Beetlejuice le había dado un cerebro, pero esto le jugaba en contra porque el coche permanentemente lo desobedecía, o perseguía perros o autos femeninos.

Este automóvil parlanchín, bastante alegre y, a veces, algo cobarde era construido por su amigo Tuerquitas, que también era su mecánico y conductor. Junto a sus amigos Marco y Silvia por todo el mundo, viajaban por todo el mundo para participar en competencias y carreras en las que el Buggy Buggy era muy famoso y conocido. Sin embargo, a cada lugar al que llegaban, se presentaba un determinado problema (un robo, una invasión o algún crimen semejante) ocasionados por algún supervillano que atacaba el lugar. Entonces la curiosidad impulsaba a los chicos a resolver el misterio.

El gran danés Fred, Daphne, Vilma y Shaggy se movilizaban en La Máquina del Misterio, propiedad del blondo Fred. Sus viajes siempre se veían interrumpidos por algún problema causado por un monstruo, criatura o fantasmas de turno. El grupo se ofrecía a resolver el caso y, por supuesto, resolvían el misterio.

El animé se titulaba Mahha GoGoGo, que se basada en el manga original de Tatsuo Yoshida, y el piloto era Gō Mifune, Meteoro para nosotros. El Match 5 era una maravilla de la tecnología, y tenía varios artilugios que se encontraban en el volante: Botón A (Auto Jacks, con el que el auto podía saltar), Botón B (Neumáticos especiales), Botón C (Sierras), Botón D (Cúpula), Botón E (Dispositivo de Visión Nocturna), Botón F (Modo Submarino), Botón G (Cohete Gaviota) y Botón H (Casa).

Este detective torpe y despistado, que tenía muchísimos dispositivos en todo su cuerpo, tenía el Gadgetmóvil. Era un auto dos en uno, por un lado un superdeportivo (similar a un Toyota Supra) y por el otro una minivan. Al igual que su dueño, el coche también estaba repleto de un número aparentemente ilimitado de artilugios. Era además prácticamente invulnerable.

La espectacular serie animada de Hanna-Barbera que nos presentaba a esta familia de cavernícolas que representaban a la clase media estadounidense de esos años. Como toda familia de esos años, poseían un coche: el Troncomóvil, que era impulsado nada más y nada menos que por los pies de Pedro. Una idea brillante.

Por supuesto que entre los Autobots y Decepticons había varios vehículos para elegir, pero no podíamos menos que tener a Optimus Prime, el líder de los chicos buenos. Este personaje heroico, valiente y compasivo fue diseñado originalmente por Shoji Kawamori (famoso por sus diseños de la franquicia de robots Macross). Un camión con acoplado, ¿puede haber algo que represente más poder?

Aclamadísima serie animada del Hombre Muciélago, muy elogiada por su complejidad temática, el tono más oscuro, la calidad artística y la modernización de los orígenes de la lucha contra el crimen de su personaje principal. El Batimóvil era propulsado por cohetes, tenía un par de ametralladoras para defenderse, un gancho de agarre y una armadura bastante alocada.

Los felinos cósmicos tenían la suerte de tener a Pantro entre sus filas. Jefe mecánico, ingeniero, piloto, al llegar al Tercer Planeta se encargó de construir todos los vehículos para que usaran sus compañeros, incluido el poderoso Tanque Felino.

Hermosos dibujos animados en donde 11 originales e increíbles coches de carrera competían entre sí. No podemos menos que elegir a El Súper Perrari (El auto doble cero), conducido por Pierre Nodoyuna y Patán, los villanos de la serie. Tenía cientos de armas ocultas que usaban con el único propósito de asegurarse la victoria. Vale la pena recordar a los demás: El Rocomóvil, conducido por los Hermanos Macana, Piedro y Roco. El Espantomóvil, conducido por Los Tenebrosos. El Auto/Súper Convertible, conducido por el profesor Locovitch. El Stuka Rakuda, conducido por el Barón Hans Fritz. El Compact Pussycat, conducido por Penélope Glamour. El Súper Chatarra Special, conducido por el sargento Blast y el soldado Meekly. La Antigualla Blindada, conducido por Mafio y sus pandilleros. El Alambique Veloz (de Arkansas), conducido por Lucas y el Oso Miedoso. El Superheterodino, conducido por Pedro Bello. Y, por último, el Troncoswagen, conducido por Brutus y Listus.


Fuente: Espectáculos – Río Negro

Comentarios

comentarios