Centro de Informes

Un llamado y una cena con sus hombres de confianza: así definió Cristina la fórmula con Alberto Fernández

“Le he pedido a Alberto Fernández que encabece la fórmula a presidente que integraremos juntos, él como candidato a presidente y yo como candidata a vice en las PASO”. Un video de 13 minutos con la voz de Cristina Fernández de Kirchner le puso fin a la incertidumbre pre-electoral y provocó un efecto impensado, una verdadera bomba electoral que se terminó de cocinar en la propia vivienda de la ex presidenta el viernes por la noche y de la que pareció no haber ningún indicio en los días previos. Llamados, reuniones y el pedido de “no dividir”.

La decisión se terminó de formalizar anoche, en una cena en la casa de Cristina Fernández de Kirchner en el barrio de Recoleta. Hasta allí llegaron dos de sus hombres de mayor confianza: Oscar Parrilli y el propio Alberto Fernández. La voz en off del video que difundió la ex presidenta esta mañana fue grabada antes, entre el jueves y el viernes por la tarde.

La trama se manejó en el más absoluto de los silencios y un hombre cercano a la ex presidenta contó a BigBang que ni si quiera La Cámpora formó parte de las negociaciones. “Se juega el todo por el todo”, analizaba un dirigente que visita seguido el Instituto Patria. En el kirhcnerismo creen que es una manera de “cerrar la grieta” y lograr consensos con otros sectores del peronismo.

La definición llegó este miércoles, un día después de la cumbre del PJ de la que participó Cristina por primera vez después de una década y en la que les planteó a gobernadores, intendentes y dirigentes del partido la necesidad de alcanzar la unidad. Al día siguiente, Alberto acababa de terminar de dar clases de Derecho Penal en la UBA y recibió el llamado de la ex presidenta, que le hizo la propuesta. El objetivo era construir una candidatura que no “divida”.

“Si el candidato a presidente era Alberto, Cristina no tenía más opción que ponerse como candidata a vice, primero por el bajo nivel de conocimiento de Alberto en todo el país – la manera de levantarlo es que ella esté en la fórmula – y segundo para fortalecer el espacio político”, analizaba un ex ministro de Cristina minutos después del anuncio que sacudió a la política.

EFECTO SORPRESA Y DIÁLOGO CON MASSA

Primero ocurrió con su libro Sinceramente; luego con su presencia en la cumbre del Partido Justicialista este martes y ahora con la confirmación de las candidaturas casi un mes antes de que venciera el plazo legal (el 22 de junio). En sus últimas apariciones Cristina apeló al “efecto sorpresa”, y sin lugar a dudas consiguió su efecto: mover el tablero político por completo. “Todos imaginábamos que iba a ser ella, la decisión fue muy sorpresiva”, se sinceró esta mañana un dirigente cercano a Cristina.

El efecto fue inmediato: el diputado del Frente para la Victoria y precandidato a presidente por el kirchnerismo, Agustín Rossi, anunció que bajaba su candidatura. Lo mismo hizo Felipe Solá. El líder del Frente Renovador, Sergio Massa, se enteró por la voz de dos periodistas de radio Mitre: “Tengo respeto por Alberto y la etapa que viene requiere de mucho diálogo”, dijo Massa.

Cerca de Cristina creen que Massa no podrá quedar alejado del espacio. El propio Alberto Fernández dijo esta semana que en la foto que dejó la cumbre del PJ faltaba el líder del Frente Renovador.

Los puentes entre ambos espacios existen desde hace varias semanas con el objetivo de alcanzar algún tipo de acuerdo: desde competir en una PASO hasta negociar en las listas y una eventual candidatura de Massa a la gobernación. De esos diálogos, pudo reconstruir BigBang, forman parte el propio Alberto, el diputado Wado de Pedro y el mismísimo Máximo Kirchner, que retomó el diálogo con Massa y otros dirigentes cercanos al tigrense, como el diputado Raúl Pérez. Este viernes Alberto y Máximo estuviero con intendentes peronistas del Gran Buenos Aires.

Ahora, creen que es necesario que baje la espuma y decante el anuncio. En el kirchnerismo reconocen que en los próximos días habrá una ola de críticas y saben que el oficialismo buscará recordar aquella década de distancia y críticas del ex jefe de Gabinete y ahora candidato hacia Cristina y Néstor. La que se viene no será una semana sencilla: mañana Alberto viaja a Santa Cruz para un acto junto a la gobernadora Alicia Kirchner; y el martes comienza el primer juicio oral contra Cristina. La campaña ya comenzó y tiene una primera fórmula: Fernández-Fernández.

Seguinos y Contactanos

Tus comentarios son fudamentales, intentamos permanentemente mejorar tu experiencia en el sitio.