Compartir

Avenida Inmigrantes 1900. Un día como cualquier otro en la terminal de Cruceros. De golpe, las personas que caminan por la zona se encuentran con una escena que en la mayoría de los países del mundo sería inusual, pero aquí no.

Una cámara captó todo. Dos personas de remera amarilla se acercan a un taxista que había llegado a la parada ubicada en la zona con la expectativa de encontrar un pasajero. Dialogan. O mejor dicho, parece que dialoga. El desenlace de la escena confirmará que era una amenaza.

Uno de los hombres de amarillo empezó a golpear al chofer, que sólo atinó a defenderse. Tras recibir varios golpes y con sus anteojos destruidos, el trabajador se subió a su taxi y se fue.

En virtud a estas imágenes, registradas en el denominado "Corredor Seguro", Gonzalo Mortola, interventor de la Administración General de Puertos, presentó una denuncia penal para que se indentifique a los agresores y se los impute por varios delitos, entre ellos lesiones y amenazas coercitivas.

"Estas personas caminaron más de 300 metros hacia la parada para ir a amedrentar, amenazar y golpear a otra persona con el propósito de impedir que ejerzan libremente el derecho constitucional a trabajar. Este "modus operandi" no es ni más ni menos que lo mismo que ocurre en tantos otros destinos de terminales de pasajeros, como lo pueden ser los aeropuertos Jorge Newbery y Ezeiza o en la terminal fluvial de Buquebus", aseguró Mortola en la denuncia.

Efectivamente. El año pasado, una cámara oculta de Infobae reveló el abuso de estas mafias que se abusan de los pasajeros constituyéndose como autoridad en un espacio público y estableciendo sus propias reglas como, por ejemplo, imponer tarifas desorbitadas. Estos grupos, además, se oponen a nuevos medios de transporte modernos que ya demostraron ser efectivos en otras grandes capitales del mundo.

Cámara oculta a un taxista del aeropuerto de Ezeiza

Cámara oculta a taxistas de la terminal de Buquebus

La mala fama de los taxistas argentinos es internacional. Recientemente, en la actualización de las recomendaciones del Departamento de Estado a los turistas que visitan Buenos Aires, detalló que se repiten a diario casos de estafas con billetes falsos, cobros desmedidos y un ardid por el cual los conductores aducen un problema mecánico para dejar al turista en medio del camino y exigir el pago completo del trayecto. Incluso se registraron denuncias de personas que fueron rociadas por "mostaza u otra sustancia" y descubrieron que fueron asaltadas mientras recibían la ayuda de un cómplice que se ofrecía para limpiar la mancha.

Leer mas

Comentarios

comentarios