Compartir

Las leyes de protección del medio ambiente comenzaron a tomar cierta relevancia en el país a mediados de la década de 1990, aunque recién a finales de 2002 fue promulgada la ley general de Ambiente de la Nación Nº 25675. Antes de eso, si bien cada provincia tenía alguna legislación al respecto, poca importancia se le daba al tema en la actividad petrolera.

Tanto es así que recién en 1998 Ecogestión se convirtió en la primera empresa neuquina en brindar servicios de consultoría e ingeniería en medio ambiente. “Antes esos trabajos los hacían principalmente desde Buenos Aires, con todos los gastos que implicaba. Pudimos ofrecer un servicio local de calidad, a un precio sensiblemente menor y con la inmediatez necesaria”, explica Juan Pablo Aguilera, gerente operativo.

La compañía fue creciendo y además de la evaluación y diseño incorporó el tratamiento del sitio afectado y el monitoreo ambiental, es decir el seguimiento del incidente de la intervención. “El saneamiento se tiene que hacer muchas veces en lugares complejos como debajo de instalaciones. En vez de remover un tanque aplicamos técnicas indirectas con vapores para extraer los gases contaminados o removemos parte del suelo para lavarlo y reponerlo en su lugar”, precisó.

Aguilera asegura que los incidentes más habituales son los derrames de hidrocarburos y los lodos que pueden contaminar en alguna etapa de la operación del pozo. “En los 20 años que tenemos de experiencia se nota que las empresas han evolucionado mucho. La toma de conciencia ha elevado los estándares de seguridad, pero sobre todo el temor a sanciones económicas. Hoy una operadora sabe que antes de empezar tiene que hacer un estudio de impacto ambiental, ya está incorporado como algo habitual”, señaló.

Y aunque parezca paradójico para una empresa dedicada al tema ambiental, Ecogestión comenzó a brindar servicios netamente petroleros, básicamente todo el periférico de las tareas de fractura: piletas de almacenamiento, zaranda, equipos de bombero trailers, generadores, piping. Una tercera rama de negocios será la construcción de viviendas (ver aparte).

“Nos tuvimos que adaptar al mercado con la intención de integrarnos hacia adelante en la cadena de producción”, explica Fabio Fernández, gerente general. “Nos encontramos con que muchas máquinas estaban mucho tiempo paradas y era difícil mantenerlas, por eso tenemos una estrategia asociativa donde parte del equipamiento es nuestro y el resto de empresas que prestan otros servicios”, relató.

Hoy la facturación de la empresa se divide en partes iguales entre lo ambiental y los servicios petroleros. “Trabajamos desde Mendoza y La Pampa hasta Tierra del Fuego pero nos focalizamos en Neuquén y Río Negro. Tenemos 46 empleados directos pero esa cantidad se triplica por nuestra política asociativa. El servicio integral y la versatilidad para adaptarnos es lo que nos distingue como empresa”, aseguró Fernández.

El caso de Ecogestión es bastante particular. Comenzó hace 20 años en Neuquén con auditorías ambientales, luego incorporó servicios petroleros y este año se apresta a incursionar en el rubro inmobiliario con la construcción de viviendas.

“El sistema no es nuevo, comenzó en Alemania después de la segunda guerra mundial ante la falta de viviendas, pero sí es novedoso en la Argentina. Se trata de un modelo constructivo en hormigón, con “muros sándwich” que tienen características ambientales superiores, con un bajo costo de calefacción y refrigeración”, explica Fabio Fernández, gerente general de la empresa.

El proyecto es para loteos ya desarrollados, con la intención de fabricar unidades en serie, de 50 casas en adelante. “Si bien parece algo totalmente ajeno al petróleo, de cierta manera está vinculado, ya que donde hay actividad se necesitan viviendas. Justamente Añelo, Catriel y Rincón de los Sauces son nuestros primeros objetivos comerciales”, precisó.

Los moldes para las casas –de 95 y 113 metros cuadrados– ya están en Neuquén.

Fernández comentó que “con esta estrategia de diversificación logramos compensar los momentos de cada actividad, si cae el petróleo podemos usar las máquinas para las viviendas. Por otro lado nos permite tener activos bien valuados, como un loteo, que facilita la llegada a sociedades de garantía recíproca para tener un mejor financiamiento”.

Leer mas

Comentarios

comentarios