Centro de Informes

Video: denunciaron a un vecino de Gualeguay por cazar y torturar a un gato

El hecho ocurrió el sábado siete minutos después de las diez de la mañana en Gualeguay, Entre Ríos. Sobre la calle Gobernador Carbo, a metros de la esquina con la avenida Presidente Perón, un hombre abrió el portón de su galpón para sacar arrastrando a un gato indefenso. Lo llevaba con una trampa para cazar nutrias tomado de sus dos patas delanteras, mientras su perro le ladraba y lo mordía. El suceso culminó gracias a la intervención de un vecino que advirtió la conducta del hombre. Todo quedó registrado en las cámaras de un refugio de animales que se encuentra enfrente.

Sobre la fachada de El Refu -así se llama la comunidad que alberga a decenas de perros rescatados- hay tres cámaras fijas y un domo de siete metros de altura. Lo administra el proteccionista local Nicolás De Zán, quien informó que instaló estos dispositivos para protección de los animales que allí viven y porque en las puertas del refugio suelen arrojar, descartar y revolear mascotas por sobre el tapial. Corroboró con sus cámaras lo que un vecino le había adelantado. “Entré en pánico, no podía creer lo que estaba viendo. Jamás pensé que esta persona podía hacer semejante barbaridad”, expresó.

De Zán le dijo a Infobae que presentó una denuncia penal en la jefatura departamental de Gualeguay contra Aldo Bettarel (en el escrito solo informa su apellido, lo único que sabía hasta el momento) por maltrato animal. “Analizando las imágenes, uno se da cuenta que el hombre quería matar el gato o que su perro lo hiciera“, advirtió. “Puso una trampa gigante que se usa para cazar animales grandes, lo arrastró por el piso haciéndole quebrar dos de sus patitas. Le ocasionó un daño enorme -remarcó-. Su objetivo era matarlo: al cerrar el portón y dejar la perra afuera es evidente que quería hacer que lo lastimara”.

El gato, que aún no tiene nombre, será adoptado por la familia que lo rescató luego de que el hombre lo sacara del galpón

El gato, además de sus fracturas, tiene daños por mordeduras en diversas partes del cuerpo y raspones en el lomo producto de haber sido arrastrado. También presenta un cuadro de desnutrición y deshidratación: según el proteccionista, el animal estuvo varios días encerrado en el galpón del hombre. Actualmente se encuentra recuperándose en la casa del vecino que lo rescató de las torturas: será adoptado por la familia. Está alimentándose y en la semana deberá ser intervenido de sus quebraduras. “Si te entra un gato a tu propiedad, no ponés una trampa, le ponés una jaula con comida y lo sacás de tu casa sin lastimarlo”, interpretó De Zan.

Bettarel conserva en ese galpón materiales para la construcción que comercializa en un corralón ubicado a pocos metros, sobre la avenida Presidente Perón. Horas después de lo ocurrido, se presentó ante De Zan para hacerle saber su posición: le dijo que el gato se le había metido y que le había ocasionado pérdidas económicas luego de haberle orinado piezas de alto valor. Ese mismo sábado por la noche, también acudió a la comisaría para exponer su posición ante la denuncia.

El gato estuvo seis días en el galpón hasta que Aldo Bettarel lo sacó para, según su propia declaración, devolvérselo al dueño
El gato estuvo seis días en el galpón hasta que Aldo Bettarel lo sacó para, según su propia declaración, devolvérselo al dueño

Infobae se comunicó con el acusado. Informó que el gato ingresó el último lunes al galpón y que se escondió en un montículo de tierra que se encuentra en uno de los rincones de un lugar que dispone de una única salida por el frente. Por la cantidad de hierro que hay distribuida en el galpón, su perro lo descubrió recién el miércoles. En su declaración contó que “temiendo que el gato muriera debido a la falta de comida y agua decide colocar una trampa. Cuando el sábado abre el taller el gato estaba dentro de la trampa. Toma el gato y sale a buscar al propietario para devolverlo. Se lo dio a un vecino para que lo cure“.

En diálogo con este medio, Bettarel explicó el gato le hizo un “desastre”: le tiró cajas donde guardaba herramientas e insumos. Reconoció, a su vez, que el jueves le cortó el agua porque tenía miedo de que le orinara y le arruinara los costosos hierros. “Si hubiese sido un asesino como dicen que soy, lo hubiese matado. Hice todo lo posible para salvarlo y que no se me muera adentro del galpón“, dijo. De Zán lo acusa de psicópata y torturador y, en sus redes sociales, expresó que “gente como ésta debe desaparecer de la faz de la tierra”. Informó que hará una ampliación de la denuncia por amenazas que recibió de Bettarel con más documentos filmográficos. El acusado, por su parte, confesó que pudo haber puesto una jaula en vez de una trampa y repitió que fue él quien le salvó la vida al gato.

Seguí leyendo:

Nuevo caso de maltrato animal en la Costa Atlántica: un hombre ató a un perro a su camioneta y lo arrastró por la ruta 11 hasta matarlo

Qué dice el dictamen que podría reformar la ley de maltrato animal

Seguinos y Contactanos

Tus comentarios son fudamentales, intentamos permanentemente mejorar tu experiencia en el sitio.