Compartir

Cipolletti es uno de los tres conjuntos del ascenso que ayer consiguieron su pasaporte a los 32avos de final de la Copa Argentina 2018, instancia en la que participarán los clubes de la primera división. Se impuso 1-0 ante Independiente de Neuquén, pero la nota la dio Javier Solís, con un terrible codazo.

El capitán de los neuquinos golpeó salvajemente a Jonathan Morales sobre la línea y el árbitro Bruno Bocca no dudó en mostrarle la roja. Su expulsión no hizo más que complicar el partido y la serie para los suyos.

En el complemento, Jonathan Morán anotó el 1-0 definitivo, que estiró la diferencia a 6-0 en el global.

Además del conjunto rionegrino, Douglas Haig de Pergamino (eliminó a Defensores de Pronunciamiento) y Alvarado de Mar del Plata (se impuso ante Sansinena) accedieron al cuadro final de la copa nacional.

LEA MÁS:

Copa Argentina: la despedida de Pablo Aimar en Estudiantes de Río Cuarto

El cruce "lírico" en vivo entre Pablo Aimar y Juan Román Riquelme

El nuevo destino de Walter Erviti: firmó para jugar en el ascenso en el club de sus amores

Leer mas

Comentarios

comentarios