Compartir
[adrotate group="25"]

Pedro Inchauspe, titular de la secretaría de Simplificación Productiva

Con perfil bajo y desde una segunda línea, tendrá a su cargo una tarea titánica: promover ahorros para las empresas del orden de los 100.000 millones de pesos en los próximos dos años. La cifra es equivalente a 1% del PBI y desde ese punto de vista se trata de un efecto incluso mucho más potente que la reforma tributaria, que propone un alivio impositivo equivalente a 1,5% del Producto, pero en cinco años.

Se trata de Pedro Inchauspe, el flamante titular de la Simplificación Productiva, una nueva secretaría que funcionará dentro del ministerio de la Producción. Su tarea requiere convertirse en un verdadero "ombudsman" o defensor de las empresas en su relación con un Estado elefante, pero también en la vinculación con otros privados, por ejemplo los bancos.

Como él mismo se presenta en Linkedin, se trata de un funcionario que estuvo en ambos lados del mostrador. En estos dos primeros años de Cambiemos se había desempeñado como vicejefe de Gabinete del ministerio de la Producción. Pero venía de varios años como emprendedor, en proyectos relacionados con la gastronomía, entretenimiento, producción de carne porcina y prestador de servicio. "Fracasé y triunfé en varias oportunidades, pero capitalicé cada una de las experiencias que mostró los dos lados de la moneda", agrega en su perfil.

El puntapié inicial para su tarea se dio la semana pasada con la presentación de un Decreto de Necesidad y Urgencia, que contiene 170 medidas en 22 capítulos e involucra a 8 ministerios. Tal como informó Infobae esta semana, las medidas introducen 140 modificaciones de leyes y decretos y derogan otras 19.

La simplificación de trámites podría ahorrarle más a las empresas que la propia reforma tributaria

Pero esta enorme cantidad de modificaciones será impulsada y monitoreada específicamente por Inchauspe, que ya hace dos años viene trabajando en el ámbito de Producción, el ministerio que dirige Francisco "Pancho" Cabrera. Él fue uno de los funcionarios, por ejemplo, que trabajó en forma directa en la creación de las nuevas Sociedades de Acciones Simplificadas, que se pueden abrir en pocas horas y con trámites exclusivamente online. "Hoy tenemos más de 1.000, pero el dato más importante es que en la Argentina ya se abren más SAS que cualquier otro tipo de sociedad", señala el funcionario.

Como se deduce del nombre de su secretaría, el objetivo es "simplificarle" la vida a las empresas en lo que respecta a la relación con el Estado: "Queremos tener mejores prácticas en materia regulatoria, que impliquen no usar al ciudadano de cadete cada vez que precisa realizar un trámite con el Estado. No puede ser que todavía te piden copia del DNI o la certificación del DNI, cuando es una información digitalizada que ya posee el Gobierno", explica a Infobae.

La digitalización de trámites será un paso central, tanto en la relación con el Estado, con las provincias, pero también entre los privados, por ejemplo con los bancos

Entre los objetivos de la secretaría estará controlar que ninguna repartición estatal aumente cuando se le ocurra el costo de cualquier trámite administrativo. Todo pasará por el filtro de la secretaría de Simplificación Productiva. Y la idea es que las empresas también puedan advertir y denunciar cuando se producen este tipo de situaciones.

La tarea es por cierto titánica: romper con la inercia de decenas de regulaciones que se fueron acumulando a lo largo de los años, que en vez de hacer la vida más fácil a las empresas se las complican. Se trata de combatir uno de los grandes componentes del costo argentino, que es la burocracia. Si no se puede hacer demasiado con el tipo de cambio real en los próximos años para que las empresas se vuelvan más competitivas, entonces hay que intentar por otras vías.

"Todo el tiempo las reparticiones del Estado pida declaraciones juradas, hay que empezar a confiar en la gente. Y se aplicará el silencio por la positiva. Si presentás un expediente en una dependencia estatal y se demoran 30 o 60 días, se dará por aprobado".

El funcionario detalló a Infobae que se viene trabajando "hace siete meses, porque todas las dependencias tienen restricciones en leyes que en algunos casos venían de 1888 y requiere cambios en la norma madre. El objetivo es retirar la carga burocrática del Estado y los costos ocultos para que las empresas puedan aplicar esos recursos para aumentar la productividad y generar empleo".

Se intensificará el concepto de trámites a distancia, algo ahora más sencillo con la creación del domicilio fiscal electrónico, que sólo requiere una casilla de mail. Y además trabajarán con las provincias para cruzar la información de las empresas y del público. Claro que eso requiere una gran inversión tecnológica, que por ahora viene en cámara lenta.

Entre las decisiones ya adoptadas está la eliminación del Registro Industrial de la Nación (RIN) para las empresas del sector productivo. "Es un trámite anual que se solicita hace 45 años y te pedían siempre lo mismo, un absurdo".

También se avanzará en una disminución en la cantidad de papeles que deben llevar las empresas. Las SAS, por ejemplo, llevan sus libros contables directamente online (a través de la tecnología "blockchain", la misma que se usa con las criptomonedas). Pero el objetivo es que esto lo puedan hacer todas las sociedades. En otras palabras, ya no se requerirá de los enormes libros contables con la firma de los socios y que los contadores deben mantener archivado por diez años. "Simplificar no es relajar los controles. Al contrario, se agrega mucha transparencia", explica.

Dentro de los objetivos de la nueva secretaría está fijar un marco que permita también facilitar la relación entre privados. Por ejemplo, que sea mucho más sencillo abrir una cuenta bancaria para las empresas. La idea es que la AFIP posea en su base de datos los estatutos, autoridades, balance y toda la información que cada banco requiera de una compañía. Por lo tanto, simplemente ingresando el CUIT de la sociedad podrá accederse a toda esa información, en vez de tener que llevarla al banco cada vez que hay que realizar un trámite. "Hoy ya estamos en condiciones de transmitir todo en un minuto a través de un teléfono. Las fintech también son de gran ayuda para avanzar con estos procesos digitales en lo que respecta a los servicios financieros".

"Nos pusimos un objetivo de un punto de un punto del PBI en los próximos dos años. Todo cuesta plata, requiere un gestor, muchos trámites hay que hacerlos en forma presencial. Muchas empresas desisten de realizar determinados trámites porque requiere varios meses o incluso años", agrega Inchauspe.

Leer mas

Comentarios

comentarios

[adrotate group="26"]