Centro de Informes

A cinco años de la anexión rusa de Crimea, persisten los problemas entre Kiev y Moscú

Algunos analistas sostienen, tal vez exageradamente, que la incorporación de Crimea al universo ruso le permitió a Putin exclamar que había "hecho grande" a Rusia otra vez, y comparan dicha gesta con el triunfo soviético en la Segunda Guerra Mundial.

Cinco años después de la anexión rusa de la península de Crimea, ocurrida el 18 de marzo de 2014, persiste la tensión entre Ucrania y Rusia por el acceso al mar Negro y al mar de Azo, que rodean este disputado territorio del este de Europa.
Todo empezó el 22 de febrero de 2014 cuando el Parlamento ucraniano destituyó al líder prorruso Viktor Yanukóvich luego de la decisión del gobierno de abandonar los planes para un acuerdo de asociación con la Unión Europea (UE). Moscú se anexó la península de Crimea, el 18 de marzo de 2014. Esta medida fue considerada un golpe de Estado para Putin.
El 16 de marzo de 2014, las autoridades de la República Autónoma de Crimea convocaron a un referendo sobre el estatus político de Crimea para adherirse a la Federación rusa, que contó con una aceptación del 96,77%. Dos días después Rusia se anexo formalmente la península. La adhesión contó con el apoyo del 80% por ciento de los rusos, los cuales en 2018 eligieron a Putin para otro periodo de gobierno en marzo de 2018.
Sin embargo, ambos países continúan enfrentados -de forma indirecta- en tierra, con las fuerzas ucranianas combatiendo a separatistas apoyados por Rusia en el este de Ucrania.
Leer más

Agregar comentario

Seguinos y Contactanos

Tus comentarios son fudamentales, intentamos permanentemente mejorar tu experiencia en el sitio.