Compartir

El año legislativo recién comenzará mañana, cuando Mauricio Macri inaugure las sesiones con su discurso ante la Asamblea Legislativa. Los senadores y diputados nacionales no sesionaron ni una vez y los pasillos del Congreso estuvieron casi desiertos durante enero y febrero. Pero pero la que ya comenzó viento en popa es la temporada 2018 del festival de canje de pasajes del Parlamento Nacional.

Porque aunque no haya sesiones ni trabajo en comisiones, los legisladores y otros funcionarios de ambas cámaras no dejaron de recibir su cuota mensual de 20 pasajes aéreos y 20 terrestres en enero y otro tanto en febrero. Algunos ya hicieron el trámite administrativo para canjearlos por efectivo y así llevarse un sobresueldo que oscila entre el 40 y el 60 % de su salario de bolsillo.

Una de las que no perdió el tiempo es Gladys González, que acompañó en la boleta de Cambiemos de la provincia de Buenos Aires a Esteban Bullrich y asumió el 10 de diciembre pasado como senadora. Todavía no participó de ningún debate en el recinto ni de reuniones de comisión, pero el 7 de febrero ya canjeó los 20 pasajes aéreos de enero y otros 10 terrestres por un total de $70.420.

Las disposiciones 151 y 156 de 2018 de la Secretaría Administrativa aprobaron el canje de los pasajes de la senadora Gladys González.

No importa que la ex interventora del SOMU viva en Capital Federal y pueda llegar en subte o taxi al Parlamento. La generosa normativa parlamentaria distribuye la misma cantidad de pasajes a todos los legisladores, incluyendo los porteños y del Gran Buenos Aires.

Otro que estuvo aún más rápido fue el radical jujeño Mario Fiad, que el 29 de diciembre, 19 días después de asumir su banca, canjeó parte de los pasajes que no utilizó en diciembre por $47.614. Un día antes, el peronista catamarqueño Dalmacio Mera se llevó $ 68.020.

La disposición 3518 de fin de 2017 que canjeó los pasajes aéreos del flamante senador Mario FiadLa disposición 3463/2017 le otorgó 68.0020 a Dalmacio Mera.

En un camino inverso, María Laura Leguizámon (PJ-FpV) dejó su banca el 10 diciembre. Pero a último momento presentó para el canje los pasajes aéreos y terrestres que le habían quedado sin utilizar y el 1° de febrero, mediante las disposiciones 114/2018 y 115/2018, se llevó $172.678.

María Laura Leguizamón logró cobrar el 1° de febrero todos sus pasajes no utilizados en 2017.

Como ya contó Infobae en diversas notas, el sistema de distribución de pasajes al portador del Congreso y la posibilidad de canjear por dinero los que no se utilizan está avalado por un oscuro sistema que se fue ampliando y perfeccionando desde el retorno de la democracia y del mismo han usufructuado sin distinción radicales, peronistas, macristas, kirchneristas y legisladores de bancadas provinciales.

En sus tiempos de vicepresidentes y titulares del Senado, Daniel Scioli y Amado Boudou firmaron la ampliación de la cantidad de pasajes disponibles para el canje y la extensión del beneficio no sólo a senadores sino a secretarios y prosecretarios parlamentarios. En Diputados, Eduardo Fellner y Julián Domínguez siguieron los mismos pasos.

Avalados por esa normativa, el prosecretario del bloque del PRO, Mariano Gerván, canjeó el 5 de enero, antes de la noche de Reyes, pasajes aéreos y terrestres por $29.608. El 28 de diciembre, Día de los Santos Inocentes, lo habían hecho el prosecretario del bloque de la UCR, Néstor Righetti, por $47.614, y el secretario parlamentario Juan Tunessi (UCR), por $68.020. Un poco antes, el 16 de noviembre, el prosecretario de Coordinación Operativa del Senado, el peronista Angel Torres, y el prosecretario administrativo Mario Daniele (PJ-FpV), se llevaron $32.250 y 19.380 respectivaente.

El 5 de enero, el prosecretario Mariano Gerván canjeó pasajes por $ 29.608El 28 de diciembre, el secretario Juan Tunessi canjeó pasajes por $68.020

Lejos de la proclama presidencial de austeridad, el privilegio se siguió ampliando desde la llegada del macrismo al poder. Gabriela Michetti autorizó que el valor de canje de cada boleto aéreo se multiplicara por seis en estos dos años, desde $550 a los actuales $3.401. Si se le suman los $2.400 que se pueden obtener por los 10 pasajes terrestres (el máximo canjeable por mes en el Senado), llegan a $70.420 que los senadores pueden recibir cada mes como un adicional a su salario, que supera los $120.000 de bolsillo entre dieta, gastos de representación, desarraigo y antigüedad.

Mientras tanto, en Diputados, Emilio Monzó duplicó los valores de los canjes (cada pasaje aéreo pasó de $670 a $1.350 y cada terrestre de $295 a $650). Así, al canjear todos sus pasajes, los diputados pueden obtener cada mes $40.000, que se suman a los cerca de $90.000 de sueldo neto de bolsillo.

Ambas cámaras mantienen bajo siete llaves los registros de cuantos pasajes utiliza cada legislador, cuántos le regala a otra persona y cuántos canjea por efectivo. Infobae presentó pedidos de acceso a la información pública que nunca fueron respondidos, a pesar de las promesas de los funcionarios de máxima confianza de Michetti y Monzó. Aún así y aunque sea imposible tener la documentación completa, Infobae tuvo acceso a algunos expedientes individuales de canje que se publican en esta nota.

Pero durante el verano no sólo se canjearon pasajes de 2018. El 29 de diciembre, el secretario administrativo del Senado, Helio Rebot, firmó la resolución 628, que extendió hasta el 31 de de marzo de este año el plazo para canjear los cupones no utilizados durante 2017.

Para agilizar los trámites y ahorrar papel, algunas de estas liquidaciones unificaron los pedidos de varios legisladores. El 7 de febrero, se aprobó la disposición 152, que otorgó $ 329.218 por canjes de pasajes del año pasado a los senadores Roberto Basualdo (Cambiemos), Miriam Boyadjian (Movimiento Popular Fueguino), María Eugenia Catalfamo (Justicialista de San Luis), Maurice Closs (Renovador de Misiones) y Silvina García Larraburu (FpV).

El mismo día, Rodolfo Urtubey (PJ), Pedro Guastavino (PJ) y María Teresa González (PJ) se llevaron $272.642. Carlos Espínola (FpV), Julio Martínez (UCR) y Omar Perotti (PJ) se llevaron $74.822. Y Marta Agostini de Varela (PRO) , Miriam Boyadjian (de nuevo) y Juan Pais (FpV), otros $ 210.310.

En los últimos días, dos modificaciones reglamentarias generaron inquietud en la Cámara de Diputados. Establecen que, a partir del 12 de marzo, los pasajes sólo podrán ser utilizados por el propio legislador u otras 4 personas (se supone que asesores) que cada uno registre previamente. Esa limitante, anticipan quienes transitan los pasillos parlamentarios, hará que aumente la cantidad de pasajes que se canjean.

En el Senado, también se puso un marcha un sistema de registro electrónico para utilizar las cuponeras de pasajes.

Todas medidas que buscan emprolijar los trámites y evitar algunos abusos laterales, pero nada que afecte el núcleo central de este festival del canje, los miles de pesos extra que senadores, diputados y otros funcionarios del Congreso se llevan cada mes. Eso no se toca.

SEGUÍ LEYENDO:

Crece el festival de canje de pasajes en el Congreso

Congreso Tours: pasajes o cash, las promos más locas para los legisladores

Leer mas

Comentarios

comentarios