Compartir

En medio de un clima de profundo dolor, tensión y por momentos caos, Oscar Aguad brindó ayer su informe ante la Comisión Bicameral que investiga la desaparición del ARA San Juan, de la que ya se cumplieron 5 meses. El ministro de Defensa, que recibió, cara a cara, las preguntas –y duras críticas- de los familiares de los 44 tripulantes, confirmó que contratará de manera directa a una empresa privada para intentar localizarlo. Sostuvo que el submarino fue buscado correctamente estos 5 meses, negó que haya pasado cerca de las Islas Malvinas o que zarpara sin estar en condiciones, y prometió no abandonar, pase lo que pase, la operación: “El que diga que no se lo ha buscado bien, miente”, lanzó.

La sesión en el Salón Illia de la Cámara alta no comenzó precisamente de la mejor manera para un tema delicado. Por secretaría se le informó al ministro que expondría en calidad de “testigo”, con las consecuencias del falso testimonio. El senador oficialista Luis Naidenoff, sorprendido, aclaró que eso no eran los criterios para el informe de un ministro. Los legisladores opositores calificaron la interrupción de “poco seria” y pidieron no cambiar ahora los criterios. Aguad comenzó su exposición sin que hubiera resolución sobre la cuestión, y sus primeras palabras tampoco ayudaron a relajar el clima.

“He venido a aclarar las cuestiones que en estos cuatro meses… casi de cinco, más de cinco meses, se han venido debatiendo frente a la opinión pública”, dijo, confuso. En la sala reinó el murmullo, y varios familiares, con las remeras estampadas con los rostros y nombres de los tripulantes desaparecidos, se pararon para mostrárselas al ministro.

Tres interrogantes marcaban la llegada de Aguad al Congreso: por qué el submarino había zarpado si informes de la Armada sugerían que no estaba en condiciones; si estuvo en aguas controladas por los británicos en Malvinas, y que pasaría ahora que Rusia había abandonado la búsqueda y Argentina no cuenta con minisubmarino propio para investigar las profundidades.

Previo a las preguntas de familiares y legisladores, en su informe, el ministro aseguró que las versiones que ubicaban al San Juan en las Islas Malvinas se debían a un parte naval, mal corregido, que era un borrador y terminó por error en el expediente que instruye la jueza de Caleta Olivia, Marta Yáñez. “El ARA San Juan lo más cerca que pasó de Malvinas fueron 100 millas náuticas, es decir 185 kilómetros de distancia”, sostuvo y mostró, con imágenes, paso por paso el derrotero del submarino.

Sobre el estado del buque, Aguad afirmó que “con la información que tenemos, objetivamente, el barco estaba en condiciones de navegar, pero la investigación la está llevando la jueza, no vamos a interferir. Al barco se le dio la orden de zarpar porque las autoridades que tienen que controlar el alistamiento del barco consideraban que el barco estaba en condiciones de navegar”. Aclaró, sin embargo, que la investigación puede demostrar lo contrario.

Luego llegaron las preguntas de los familiares. “Pasaron 5 meses, no cuatro 4, tal vez a usted no le importe señor Aguad, pero yo tengo un puñal clavado hace 5 meses”, espetó al ministro Daniel Polo, padre del cabo primero Alejandro Polo. Al igual que la gran mayoría de los familiares presentes, preguntó a Aguad por qué todavía no se había contratado una empresa privada con tecnología para buscar al submarino. Las preguntas se desarrollaron en un clima de alta tensión, y pronto se tornó en un ida y vuelta caótico entre los familiares y el ministro. Al cierre de esta edición, todavía no habían finalizado.

Aguad confirmó que la contratación se hará, pero no puede hacerse de forma inmediata. “Estamos en vías de contratar un Vehículo Submarino Autónomo (AUV) de manera directa, que acorta todos los plazos, pero no lo acorta de forma inmediata, no es mañana que lo vamos a poder comprar”, dijo el ministro y se refirió a la empresa SEA Sistemas Electrónicos, que promete encontrar la nave en 100 días, por u$s 3,8 millones .

El ministro aseguró que no es un problema de recursos (la Armada gastó $780 millones en la búsqueda, dijo), sin embargo, aclaró que hay un problema técnico: “No hay ningún buque de la armada en que este submarino pueda ser colocado. Estamos tratando de resolver el problema. Hay que perforar el casco de un barco, significa inutilizarlo, y sin embargo lo vamos a hacer. Pero lo que tenemos es lo que tenemos, es la marina que tiene la Argentina”, respondió.

Buena parte de los familiares acusó también al ministro de no haber buscado al San Juan en estos 5 meses. “Hasta el 1° de abril fue buscado con la mejor tecnología del mundo y las mejores armadas del mundo. El que diga que no se lo ha buscado bien, miente. Lo normal es que a un submarino no se lo busque más de 10 días”, contestó Aguad y concluyó: “Estamos desesperados por encontrarlo, porque esto no puede volver a pasar”.

Leer mas

Comentarios

comentarios