Compartir

Deprimido y criticado después de su estrepitosa eliminación de la Champions, el Barcelona respondió al duro golpe europeo con un meritorio triunfo 2-1 ante el enrachado Valencia en la Liga española de fútbol.

La victoria, trabajada y ajustada por los méritos que hizo el equipo “Che”, sirvió para aplacar ligeramente los ánimos de una hinchada que esperaba ver a su equipo en las semifinales de la máxima competición europea.

También, para que el mismo Barcelona que el miércoles cayó por un rotundo 3-0 en el Estadio Olímpico de Roma luego de imponerse por 4-1 en el Camp Nou, enlazara su partido número 39 sin perder en la Liga y batiera así el viejo récord de la Real Sociedad, 38 encuentros consecutivos sin caer entre 1978 y 1980.

Los azulgrana lideran ahora la Liga con 82 puntos, 14 más de los que cuenta el Atlético de Madrid y 17 más que el Valencia, tercero.

La impresionante cifra perdió cierta dimensión, cuestionados como estaban los azulgrana después de su pésima actuación ante la Roma.

Enfrentados por primera vez a su hinchada después del descalabro europeo, los dirigidos por Ernesto Valverde reaccionaron con serenidad y un Marc Ter Stegen espectacular.

Sin jugar el mejor partido de la temporada, los catalanes estuvieron lo suficientemente acertados como para llevarse un choque en el que Valencia mereció algo más; especialmente en una primera parte en la que los hombres de Marcelino García Toral contaron con, al menos, tantas ocasiones como los azulgrana.

Fue, sin embargo, el uruguayo Luis Suárez quien abrió el marcador al cuarto de hora de partido al rematar una excepcional asistencia con el exterior del pie del brasileño Philippe Coutinho.

El tanto, en cualquier caso, no desanimó a un Valencia que esperó al Barcelona en su área y salió a la contra con peligro, buscando el fallo de los azulgrana.

Con tres claras ocasiones, fue el hombre que más cerca estuvo de estrenar el marcador del equipo “Che”. Topó siempre con Ter Stegen, que enmendó un error propio en una sacada de balón con un espectacular mano ante el portugués.

El Barcelona, sobrio en su juego, tampoco se dejó intimidar. Explotando la banda de Andrés Iniesta, generó juego. Suárez y Lionel Messi pudieron ampliar el marcador.

A la vuelta de la pausa, los azulgrana aumentaron su control. Y apenas tardaron diez minutos en ampliar su ventaja por medio de un impecable cabezazo de Samuel Umtiti tras un córner sacado por Coutinho.

El central galo enmendó así un error anterior en el que un resbalón suyo a punto estuvo de costarle el empate a los azulgrana. Gerard Piqué, en última instancia, salvó sobre la línea de gol.

Iniesta firmó después una de las jugadas del partido con una preciosa chilena que detuvo Neto.

Con el 2-0 en el marcador, al Valencia le costó reaccionar. Y después de nueve partidos consecutivos sin perder en la Liga -ocho victorias y un empate-, parecía conformarse.

Nada más lejos de la realidad. Los de Marcelino despertaron en los últimos diez minutos del choque por la trigésimo segunda fecha para poner en aprietos a los azulgrana.

Dani Parejo recortó distancias de penal, después de que Ter Stegen estuviera a punto de detenerlo. Corría el minuto 87 y al Barcelona le tocó sufrir hasta el final, después de que Denis Suárez desperdiciara una gran ocasión para cerrar el duelo con el tercero.

Tres días después del fracaso de la Champions y a una semana para disputar la final de la Copa del Rey ante el Sevilla, los de Valverde sumaron una nueva victoria de récord que subirá su moral.

Fuente: DPA

Leer mas

Comentarios

comentarios