Compartir

Terrazas verdes, estacionamientos en los dos primeros pisos, tecnologías de recuperación del agua de lluvia y jardines verticales serán algunas de las innovaciones que los nuevos edificios deberán incorporar en la Ciudad de Buenos Aires. Estas exigencias estarán incluidas en el nuevo Código de Edificación que trabaja el gobierno porteño, cuyo proyecto se realizó analizando los escenarios científicos de cambio climático.

Las dos amenazas más importantes para la Ciudad son las inundaciones y las olas de calor. "Ante estas dos situaciones se trabajó con mapas superpuestos en las cuencas de los arroyos y con los sectores en donde se concentran lo que se conoce como islas de calor. Con toda esa información, no sólo se calculan las alturas máximas que podrán tener las construcciones nuevas, sino el compromiso ambiental que deberán asumir los desarrolladores, que implica que incorporen tecnologías que se adapten al cambio climático", explica Carlos Colombo, subsecretario de Planeamiento porteño.

Los proyectos de reforma de los códigos de Planeamiento Urbano y de Edificación fueron presentados hace unas semanas en la Legislatura porteña en donde serán debatidos. Estas normas, que regulan el qué, cómo, dónde y con qué se construye en la Ciudad, se trabajó con las manchas de inundación y sus escenarios fueron cruzados con los mapas obtenidos a través del relevamiento de altimetría y técnicas de fotogrametría de toda Buenos Aires, logrando así determinar qué medidas deben impulsarse para ayudar a bajar el riesgo hídrico.

"La técnica de la fotogrametría digital logra obtener una foto de toda la Ciudad en alta resolución: una cámara 3D montada en un avión realiza un vuelo y obtiene las imágenes que son analizadas por un operador en una estación fotogramétrica y software específico, que interpreta las imágenes determinando alturas de los edificios, los diferentes materiales de las construcciones y hasta la altura de los árboles, entre otros detalles", explican en la cartera de Desarrollo Urbano que es donde se delinearon los nuevos códigos.

Una vez que se obtiene la información con la tecnología se delinearon las nuevas obligaciones. Las medidas no sólo obedecen a una solución a los problemas locales. Está directamente relacionado con los compromisos que la Ciudad ha asumido a nivel global en los grupos de los que participa como el C40 y los lineamientos del Acuerdo de París de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

"Es así como se incorpora, en línea con lo que ya ocurre en San Pablo, Berlín o Barcelona, el compromiso ambiental, que es lo se le exigirá al privado de la línea municipal para adentro", explica Colombo. No se trata de una tasa ni un impuesto, pero son las obligaciones que las nuevas construcciones deberán incluir, según la zona, para adaptarse a los nuevos escenarios tanto en materia ambiental como de infraestructura.

En la Ciudad la concentración de los gases de efecto invernadero que genera el cambio climático ya provocó el aumento de un grado de la temperatura promedio desde 1960. Así lo indica el inventario de emisiones realizado por la Agencia de Protección Ambiental porteña (Apra) que informó que, en 2014, la ciudad emitió 12,9 millones de toneladas de dióxido de carbono equivalente (CO2eq). El distrito se plantea realizar un ajuste de su meta de mitigación en el que se propone reducir para 2020 en un 10% el nivel de emisiones respecto de las proyectadas y para 2030, en un 30%.

Según el inventario, es el sector residencial y de consumo de energía eléctrica y de gas el que mayor porcentaje emite.

En ese sentido, el nuevo Código de Edificación también incluirá exigencias y objetivos de eficiencia energética. "No vamos a indicar en ningún caso qué tecnología debe ser incorporada porque hay innovaciones constantes, pero deberán cumplir con estándares necesarios en términos de sustentabilidad", indicó el funcionario.

El Lago Soldati

La Ciudad es atravesada por once cuencas: Medrano, Vega, White, Maldonado, Radio Antiguo, Ugarteche, Boca-Barracas, Ochoa-Elía, Erézcano, Cildañez y Larrazábal–Escalada. Las indicaciones concretas de qué tipo de medidas tomar en materia de prevención de riesgo hídrico y como parte del compromiso ambiental podrán ser desde sistemas de recolección y reuso del agua de lluvia para riego o limpieza, de retardo de su escurrimiento a los conductos pluviales a través de tanques de acopio o reserva y de instalación de techos verdes y superficies absorbentes, con el objetivo de mitigar la posibilidad de sufrir inundaciones.

A la infraestructura residencial se sumará infraestructura pública. Por caso, la recuperación del Lago Soldati, como aliviador del Cildáñez o los reservorios de Parque Sarmiento son algunas de las medidas de mitigación de inundaciones que se realizaron en los últimos años. Aunque no se detalló, el funcionario sostuvo que se está trabajando también en este aspecto en el distrito.

Leer mas

Comentarios

comentarios