Compartir

Un letrero de unos 10 metros de alto en la Avenida Javier Prado, una de las principales arterias de Lima, en donde las principales marcas colocan sus anuncios, llevaba el rostro de Nicolás Maduro y de Raúl Castro al lado del siguiente mensaje: se buscan por crímenes contra la humanidad.

El cartel estaba ubicado en un lugar estratégico: a unas diez cuadras aproximadamente del Centro de Convenciones de Lima y el Museo de la Nación, lugar donde los jefes de Estado y los delegados de los 34 países invitados a la VIII Cumbre de las Américas se reunirían.

La noche del viernes, se registraron manifestaciones afuera de la embajada de Venezuela y en el caso de Cuba, artistas de ese país expresaban su rechazo a Castro en el centro de la capital. Incluso uno de ellos legó a pintar con aerosol a dos cerdos con los nombres de los dos mandatarios para luego dejarlos deambular en la emblemática Plaza San Martín.

Así era el ambiente en las calles de la capital peruana que hacían prever cuál iba a ser la discusión central del encuentro de los países de América, pese a que sobre el papel la lucha anticorrupción era el tema principal y ya era sabido las ausencias de Maduro y de Castro.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos junto al de Perú, Martin Vizcarra, Chile, Sebastián Piñera, Mexico, Enrique Pena Nieto y Canadá,  Justin Trudeau.

Sin embargo, este tipo de insatisfacciones no se llegó a plasmar en un compromiso en conjunto del bloque de países, pese a que eran la mayoría. Evo Morales, de Bolivia, fue el único mandatario que manifestó su respaldo público a los gobiernos de Cuba y de Venezuela.

Apenas una declaración de 16 países (Argentina, Bahamas, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú, Santa Lucía y Estados Unidos), que exhortaba a Maduro a unas próximas elecciones libres y sin presos políticos fue emitida luego de que el presidente peruano Martín Vizcarra clausurara el sábado la cumbre.

El compromiso de Lima reúne más de cincuenta medidas en que los países de la región se comprometen a implementar para combatir la corrupción. Se trata de la primera vez en que los líderes del continente se ponen de acuerdo en los lineamientos para enfrentar este flagelo. En las anteriores cumbres de Panamá y de Colombia no llegaron a suscribir un compromiso de este tipo.

People take selfies in front of an official logo the VIII Summit of the Americas at the convention centre in Lima, Peru April 14, 2018. REUTERS/Marcos Brindicci

Sin embargo, este acuerdo se vio deslucido a razón de que los principales políticos de la región se han visto envueltos en el escándalo de sobornos de Lava Jato. De hecho, hace menos de un mes Pedro Pablo Kuczynski renunció a la presidencia de Perú por sus vínculos con la firma Odebrecht. Y por si fuera poco: algunos jefes de Estado que firmaron el compromiso de Lima son señalados de recibir aportes de dicha constructora brasileña para sus campañas políticas.

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, fue uno de los pocos mandatarios que dio una conferencia en la que condenó que el régimen venezolano planea realizar el 20 de mayo unas elecciones ilegítimas y dijo que está analizando con otros países tomar nuevas medidas.

Vizcarra, en una declaración posterior, siguió en la misma línea del mandatario chileno y dijo que las cancillerías de los países del bloque vienen analizando acciones para "hacer recapacitar" al gobierno de Maduro para que cambie el rumbo de su gestión, pero "sin afectar a la población venezolana que debe ser la prioridad para todas las autoridades del continente".

"En Venezuela se están alterando todos los principios democráticos. Se deben permitir unas elecciones libres donde puedan participar las fuerzas de oposición", dijo el presidente peruano.

En el caso de Cuba, las dos conferencias de prensa convocadas por la delegación cubana habían generado expectativa en la prensa internacional, pues se esperaba una defensa cerrada a Maduro y la respuesta a las críticas de mandatarios como Piñera y Mauricio Macri (Argentina).

En Venezuela se están alterando todos los principios democráticos

Sin embargo, estas fueron canceladas sin explicaciones. El que sí se presentó fue el senador estadounidense Marco Rubio, quien lamentó en público que los líderes de los 33 países no hayan llegado a un acuerdo sobre Venezuela. Aprovechó también para hacer un llamado para aumentar la ayuda humanitaria en el país caribeño. "Debemos poner la política hacia un lado y asegurarnos que pueda entrar medicina y alimentos para un pueblo que está sufriendo de manera grave", dijo.

No obstante, la conferencia de Rubio tuvo un momento tenso cuando una delegación del medio cubano Granma lo increpara por recibir financiamiento en su campaña de organizaciones como la Asociación Nacional del Rifle. El político estadounidense, con ironía, respondió que qué bueno que pueda estar en un país, en referencia a Perú, donde pueda expresarse. Y añadió que en Estados Unidos las personas son libres de votar en su contra si no están de acuerdo con él.

"Lo que yo deseo para los países que no tienen democracia (en referencia a Cuba y Venezuela) es que tengan lo que tienen en México, donde hay candidatos de izquierda o de derecha y el pueblo escoge. Eso es lo que ocurre en casi todos los gobiernos del hemisferio", dijo Rubio.

Marco Rubio durante su intervención en la Cumbre de las Américas. (REUTERS/Marcos Brindicci)

El próximo 19 de abril, Castro dejará el poder en Cuba. Su visita a Lima era vista como su último viaje al extranjero como gobernante. Pero decidió cancelarla días antes del evento en rechazo a la decisión del gobierno de Perú de no invitar a Nicolás Maduro a la cumbre.

Horas antes, el vicepresidente de EEUU, Mike Pence, había dijo que la democracia en Venezuela había colapsado y que su país no iba a reconocer las elecciones promovidas por Maduro. El canciller cubano, Bruno Rodríguez, respondió y dijo que Pence estaba mal informado y tenía una actitud insultante contra Cuba y Venezuela. "EEUU no puede ser una referencia moral", dijo.

La delegación cubana también había manifestado su rechazo ante el secretario general de la OEA, Luis Almagro. El viernes, el grupo en pleno se retiró del recinto cuando Almagro, un férreo crítico al gobierno de Maduro, tomó la palabra en la inauguración de la Cumbre. El hecho, sin embargo, fue anecdótico: Almagro continúo participando en las actividades bajo el respaldo de la mayoría.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Mike Pence, en la Cumbre de las Américas: "EEUU no se quedará mirando mientras Venezuela se derrumba"

Venezuela, Siria, Rusia y las relaciones con México: los ejes de Mike Pence durante la VIII Cumbre de las Américas

Leer mas

Comentarios

comentarios