Compartir

Lorenzo Muñoz está escondido en alguno de los puestos o grutas del norte neuquino. De eso están convencidos los investigadores.

*Hacé click en cada punto del mapa, en el orden de los números*

Aunque no está concluida la autopsia psicológica, el hombre no tiene perfil de suicida. Pese a ello, la búsqueda no omitió cursos de agua ni cañadones donde, eventualmente, podría haberse quitado la vida luego del doble femicidio de Carina y Valentina.

Hasta ahora la colaboración de los pobladores con los investigadores fue más bien escasa. Por eso, y a manera de estímulo, el gobierno de Neuquén ofreció una recompensa de 850.000 pesos a quien aporte datos sobre su paradero.

De los pocos aportes, se destacan tres:

Un vecino vio prendida la luz de la casa de la madre de Muñoz en Las Ovejas el viernes a las 6 de la mañana. Por eso allanaron la vivienda, pero no encontraron pistas. Los perros rastreadores marcaron algunos lugares, pero no de manera concluyente.

Un puestero vio a una persona vestida con ropas oscuras el jueves pasado el mediodía en Varvarco, a unos 20 kilómetros al norte de Las Ovejas. Todo el operativo policial se concretó en la pequeña localidad, sin resultados.

Hubo una declaración que indicaba que Muñoz podría haber cruzado a Chile por el Paso Lumabia, que es uno de los que se puede transitar caminando en esta época del año.

• Otra pista que resultó falsa llevó a los investigadores hasta Barrancas, pero tampoco allí había señas de Muñoz.

Los investigadores están convencidos de que Muñoz no pudo resistir cinco días a la intemperie sin haber recibido ayuda. Como mínimo, ropa de abrigo para soportar las noches y la lluvia (estaba con una remera cuando cometió los crímenes), agua (que también pudo procurarse en alguna aguada) y alimentos.

Otra posibilidad que inquieta a los investigadores es que le hayan prestado un arma de fuego.

Leer mas

Comentarios

comentarios