Compartir

La Comarca Andina está conmovida luego de que salieran a la luz dos denuncias de abuso, una contra una nena de 3 años y otra de estudiantes de un colegio secundario.

“El médico confirmó que la nena fue tocada”, precisó ayer Berta, la madre de la nena de 3 años presuntamente abusada por su vecino, que vive a unos pocos metros.

Temprano y con carteles, vecinos del barrio Esperanza se movilizaron pidiendo “sacar al violador” del sector, donde el acusado es un hombre de unos 40 años, quien ya tendría antecedentes similares por otros hechos ocurridos en Comodoro Rivadavia.

“Él y su señora venían a buscar a la nena para que juegue con su hijo, por lo que se acostumbró y se escapaba hasta su casa. Es un matrimonio con el cual teníamos un acercamiento familiar y también en la iglesia evangélica a la que concurrimos”, graficó la mujer.

“Ahora, cuando los ve, mi nena grita. En un momento, él me dijo que lo había hecho y que estaba arrepentido. Después vino su papá a pedirme perdón, diciéndome que se iba a matar si lo denunciaba”, agregó.

“Fuimos a los tribunales de Bariloche, donde tres veces le hicieron Cámara Gesell a mi hija, pero la Justicia lo único que dice es que hay que esperar”, subrayó.

“Queremos que vaya preso ya, tenemos hijos chicos y tenemos miedo. Es un degenerado que no puede estar suelto. La mujer lo acompaña, no podemos esperar a que haya otra violación para que la Justicia actúe”, precisó en el lugar Nora Corvalán, una de las referentes barriales.

Los manifestantes dijeron que luego del escrache de su cara y detalle del caso a través de las redes sociales, “lo sacan todas las mañanas en un vehículo con vidrios polarizados, lo llevan a Loma del Medio y a la noche lo vuelven a entrar”, indicaron.

Colectivero

En el otro hecho, alumnas de las Escuela 788 de Lago Puelo acusaron ayer al chofer de una línea escolar de haber encerrado a una estudiante de primer año dentro del micro, además de intentar “levantar” con su auto a otras dos adolescentes del mismo colegio, que viven en Las Golondrinas, “con la excusa de acercarlas”.

“Al ser la última que debía dejar, este sujeto paró el colectivo y comenzó a sacarle fotos al paisaje con su celular. Después intenta sacarle a ella, pero la menor se niega. Entonces le dice que se las pasa por teléfono y le pide el número”, relató Abril, dirigente de la FES.

En el 2014 el mismo hombre había sido denunciado por “acoso sexual” hacia una adolescente de 14 años. Sin embargo la Justicia lo absolvió por ese hecho.

Leer mas

Comentarios

comentarios