Compartir

Miles de venezolanos cruzan a Colombia para comprar medicamentos y comida

Desde el anuncio del presidente colombiano, Juan Manuel Santos, sobre las medidas para controlar la entrada de venezolanos que llegan al país en busca de mejores condiciones, ha disminuido un 30% el ingreso legal.

Sin embargo, la vigilancia sigue siendo una prioridad para el Gobierno. Después de los lectores de iris y huella digital, Migración Colombia notificó que instalará puertas con lectores electrónicos.

"Vamos a implementar en los siete puntos de control migratorio unas puertas que van a tener unos lectores para que el colombiano o venezolano que pretenda entrar o salir de nuestro país presente su documento y un sistema tecnológico le autorice o le niegue el paso", dijo el director de Migración Colombia, Christian Krüger, según cita Portafolio.

(Reuters)

Las puertas están en proceso de compra por licitación. Su instalación apoyará el trabajo de los más de 3.000 uniformados de las Fuerzas Armadas en los siete pasos legales de la frontera, que además de supervisar el ingreso de venezolanos, tiene el objetivo de mantener la seguridad y atender la creciente violencia en las zonas.

Con ellos, 70 oficiales de Migración Colombia reforzaron esas entradas ubicadas en Guainía, Arauca, Cesar, Vichada, Norte de Santander y La Guajira. Hace una semana también se había anunciado la implementación de un lector de barras que registra la información de cada persona que ingresa al país.

El lector biométrico que analiza el iris de los ojos y la huella digital verificará la información en una base de datos de entidades de seguridad internacional para comprobar antecedentes judiciales de los migrantes. En total serán 20 equipos que serán administrados por la Fuerza Pública.

(AFP)

Estas medidas se han venido ejecutando con bastante éxito. Desde su implementación, se pasó de un promedio diario de ingresos de 48 mil extranjeros a cerca de 35 mil venezolanos. De este total, cada día alrededor de 2 mil se quedan definitivamente en el país.

De esta forma, el número de venezolanos que vive en Colombia aumentó un 62% en 2017; es decir, unos 550 mil, sin contar las entradas ilegales. Por eso los esfuerzos también están dirigidos a los pasos irregulares, custodiados ahora por la Policía Nacional.

Mientras tanto, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar garantiza la protección de derechos de la niñez en las zonas fronterizas. Y cerca de 95 mil venezolanos ya cuentan con un Permiso Especial de Permanencia (PEP) para que puedan trabajar y estudiar en territorio nacional.

LEA MÁS:

El gobierno de Donald Trump evalúa golpear al régimen chavista con un embargo petrolero

Leer mas

Comentarios

comentarios