Compartir

En Allen, el paro que lanzaron los gremios que agrupan a los empleados municipales no generó hasta el momento inconvenientes en el normal funcionamiento de la comuna. El escaso acatamiento debilita la medida de fuerza que, según el Ejecutivo, no supera el 5% de adhesión del total de los agentes.

Mucho ruido, pero sin efecto en la administración y en la prestación de los servicios. Esa es la síntesis del paro que sostienen Soyem y Ate, gremios que reclaman un aumento superior al 15% anual. Hoy por la mañana, en el segundo día de protesta, apenas una decena de empleados tocaron el bombo e hicieron sonar algunas bocinas en el edificio municipal, en la esquina de Tomás Orell y Sarmiento.

La baja adhesión al paro hizo que el Ejecutivo no avance en el pedido de conciliación obligatoria ante la Secretaría de Trabajo. La planta del Ejecutivo tiene 240 empleados, entre contratados y permanentes.

El conflicto surgió luego de que los gremios rechazaron el pedido de aumento salarial que hizo la administración de la intendenta, Sabina Costa, quien ofertó un 15% anual. Los sindicatos llegaron a pedir un 20% semestral.

Leer mas

Comentarios

comentarios