Compartir

Habiendo ocupado la jefatura de gabinete en momentos muy complicados como la crisis del campo, la mirada de Alberto Fernández tiene el peso de la experiencia. Crítico de los errores del kirchnerismo, analiza con agudeza la coyuntura de la economía nacional.

PREGUNTA- ¿Cómo ve la economía nacional hoy?

RESPUESTA- El problema central que tiene Macri, es que su idea original fracasó. Él confió en que sólo con su llegada, se generaría una oleada de confianza en el exterior que se traduciría en una llegada masiva de inversiones. La intención era que esas inversiones solucionaran al menos en parte las dificultades que tiene la economía argentina a la hora de sostener su comercio internacional y de generar divisas. La realidad es que el pronóstico falló, porque la confianza no se sustenta en un apellido, sino en los datos. Y las políticas aplicadas hasta el momento no lograron reducir el déficit, ni terminar con la inflación. Irónicamente, dos años despues el gobierno tiene déficit 50% más grande. Era del 5% del PBI cuando asumió y hoy es del 7%. Es cierto que bajó el gasto primario, trasladando el costo de la energía a los usuarios. Pero es tan grande el peso de la deuda asumida, que aquello que se ahorra en subsidios, se destina al pago de intereses.

P- ¿Por qué razón no se logra acabar con la inflación?

R- Sucede que las expectativas son negativas. La inflación continúa y el dólar se atrasa, lo que a la vez genera presión sobre el tipo de cambio. Ello sumado a una des coordinación en materia económica magnífica. La ausencia de un Ministro de Economía permite que cada uno tome decisiones que van por canales distintos. El Banco Central (BCRA) trata de secar la plaza y el Banco Nación promueve el crédito. O por ejemplo el BCRA busca reducir la emisión y el Ministro Caputo pide créditos que a la hora de convertirse a pesos, se traducen en emisión.

P- ¿Tiene el gobierno un verdadero plan económico?

R- Yo descreo de los planes económicos. Lo que sí quisiera tener son directrices económicas. Cuando me tocó estar junto a Néstor Kirchner, teníamos claro que había que acumular reservas, mantener un tipo de cambio competitivo y sostener el superávit comercial y fiscal. Las directrices eran claras. Esos son los grandes lineamientos de los que carece este gobierno.

P- ¿Fue apresurado abrir la economía?

R- Tenemos un país donde el 70% de lo que producimos se consume en el mercado interno. Si se llevan adelante políticas para contener el consumo, lo único que se garantiza es que la economía se paraliza. Y si los problemas de falta de divisas se solucionan solamente tomando deuda, se comienza a generar un ahogo fiscal por el pago de los intereses. Máxime ahora, que los EE. UU. han decidido subir la tasa.

P- ¿Qué opina de ‘la herencia’ que recibió este gobierno?

R- No cabe ninguna duda de que Macri recibió una economía muy complicada. No creo que ‘la herencia’ tuviera la magnitud que se le pretendió dar. Pero es cierto que había un alto déficit fiscal y un problema comercial contenido por el cepo cambiario. El punto es que dos años después, se han potenciado todos los problemas que recibió. Los números de la macro economía indican que estamos peor.

P- ¿Hay una intención de redistribución negativa en la política económica del gobierno?

R- Yo no creo que el gobierno tenga la perversidad de querer generar mayor desigualdad. De lo que no tengo dudas, es que este tipo de políticas conduce a eso.

P- ¿Por qué fracasó el progresismo latinoamericano?

R- El gran déficit de muchos de los gobiernos progresistas en América Latina, es que mejoraron los criterios distributivos sobre la base de aportes del Estado, en una época en que los ingresos públicos se habían solidificado por diferentes motivos. Sin embargo no se modificaron las estructuras económicas que permitieran esa mayor igualdad. Y cuando la solidez fiscal se desmorona, la mejora en la igualdad se diluye. Le pasó a Dilma en Brasil, de alguna forma también le comenzó a pasar a Cristina y le terminó explotando a Macri.

P- ¿Cuál cree que fue el principal error político que cometió el gobierno anterior?

R- Hubo tres etapas muy distintas. El gobierno de Néstor fue muy virtuoso. Se salió de default, el país se puso en funcionamiento, se creció a tasas chinas y por primera vez en la historia hubo 5 años seguidos de superávit fiscal y comercial. En el primer gobierno de Cristina se comienza a relajar la economía, sucede la crisis global de 2008, pero se amplían derechos como nunca antes con la Asignación Universal por Hijo, el voto joven, el matrimonio igualitario o el nuevo código civil. El segundo gobierno de Cristina, tiene muchas debilidades, porque al igual que sucede hoy, se manifestó la dificultad de la estructura económica para generar divisas. A diferencia de Macri, Cristina decidió no endeudarse, y por eso se estableció el cepo. Esa no fue una buena salida. En ese contexto, la negación de la pobreza y de la inflación, fueron errores políticos graves.

P- ¿Es posible un peronismo competitivo en 2019?

R- Está claro que la luna de miel con el gobierno ha terminado. Unidad no significa pensar lo mismo. Es sencillamente debatir y dejar que la gente decida. Lo que está sucediendo es de una gravedad enorme. Se le pide a la gente que firme acuerdos salariales por el 15% en un país donde todos sabemos que la inflación será del 24%. El gobierno de Cambiemos ha demostrado ser una fábrica de pobres.

Leer mas

Comentarios

comentarios