Compartir

La policía iraní advirtió que las mujeres que protestan contra el uso obligatorio del velo islámico podrían ser encarceladas hasta por 10 años, en una alarmante escalada de la represión contra las decenas de activistas que ya se manifestaron en la vía pública.

Más de 35 mujeres ha sido atacadas y detenidas desde diciembre por participar en las protestas pacíficas, según denunció Amnistía Internacional. El movimiento fue impulsado por una joven que, en medio de las masivas manifestaciones contra el régimen iraní por la situación económica, se subió a una casilla eléctrica e izó su velo a modo de bandera.

En los últimos días, las autoridades profundizaron la persecución al anunciar en una declaración oficial que las mujeres podrían ser acusadas de "incitar a la corrupción y la prostitución", cargo que ya fue presentado contra Narges Hosseini, una de las activistas.

Desde la revolución de 1979, las mujeres deben llevar todo el cuerpo cubierto, incluidos brazos, piernas, cabello y cuello.

(Foto: Amnistía Internacional)

"Se trata de una medida sumamente retrógrada por parte de las autoridades iraníes en su persecución constante de las mujeres que se atreven a alzar la voz contra el uso obligatorio del velo. Pone a muchas mujeres en un peligro grave e inmediato de ser encarceladas injustamente, y al mismo tiempo transmite a otras el escalofriante mensaje de que deben guardar silencio mientras se violan sus derechos", reclamó Magdalena Mughrabi, directora adjunta de Amnistía Internacional para Oriente Medio y el Norte de África.

A Shaparak Shajarizadeh, otra de las manifestantes, también se le presentaron los mismos cargos. Además, su abogado informó que ha sido torturada tras su arresto y recibió forzosamente inyecciones no identificadas en el centro de detención de Vozara, en Teherán.

Otras mujeres detenidas en las últimas semanas por protestar pacíficamente contra el uso obligatorio del velo son Vida Movahed y Azam Jangravi, que actualmente están en libertad bajo fianza, y Maryam Shariatmadari y Hamraz Sadeghi, que permanecen detenidas.

La semana pasada, se viralizó un video que captó a un policía empujando temerariamente a Shariatmadari desde una estructura de cemento en la que estaba de pie sin pañuelo en la cabeza.

La mujer se mantiene estoica y responde varias veces con voz tranquila: "Dígame qué es lo que estoy haciendo mal y bajaré". Los agentes le responden: "Perturbación al orden público".

Phony Rouhani said everyone has the right to protest peacefully.
Maryam Shariatmadari, protested peacefully but, has been arrested, severely beaten in a detention center, had few stitches on her leg since she had been violently pushed by the officer. #GirlsOfRevolutionStreet pic.twitter.com/7D2OIcIfX5

— Iranian American (@IranLionness) February 23, 2018

El entorno de la víctima informó que, por la caída, sufrió heridas que requirieron una cirugía. Actualmente, está recluida en la prisión de Shahr e Rey, sin acceso a atención médica adecuada.

En las últimas semanas, las autoridades iraníes, incluidos el fiscal jefe de Irán y el presidente del Tribunal Revolucionario de Teherán, han insultado a las mujeres que protestan llamándolas "idiotas, infantiles, engañadas, pervertidas y malvadas", acusándolas incluso de asociarse con "enemigos extranjeros".

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

El régimen de Irán condenó a un menor de edad a cinco años de cárcel por arrastrar una bandera del país

Rusia vetó una resolución del Consejo de Seguridad que condenaba a Irán por haber violado el embargo de armas a Yemen

Leer mas

Comentarios

comentarios