Compartir

Cuando el primer tiempo estaba terminado y los jugadores estaban rumbo a los vestuarios, el videoarbitraje (VAR) otorgó hoy un penal al Mainz en el partido ante el Friburgo, por la Liga alemana de fútbol.

El juego, crucial en la lucha por la permanencia en la primera división, estaba 0-0 cuando el árbitro silbó el fin de la primera parte. Los jugadores del Friburgo habían salido del campo.

Sin embargo, el árbitro Guido Winkmann fue alertado por su colega Bibiana Steinhaus, a cargo del VAR, de que el defensor Oliver Kempf había tocado el balón con la mano dentro del área.

Winkmann vio nuevamente la jugada polémica, que se produjo después de un centro de Daniel Brosinski, y otorgó el penal al Mainz. Los jugadores del Friburgo tuvieron que entrar nuevamente al campo.

Poco después, Pablo di Blasis convirtió sin problemas el penal y adelantó al equipo local. Luego, el futbolista argentino marcó el 2-0 definitivo.

“Estábamos ya en el vestuario. Tenemos que aceptarlo. Creo que es acorde a las reglas. Pero es cada vez más extraño”, dijo Jochen Seier, dirigente del Friburgo.

Fuente: DPA

Leer mas

Comentarios

comentarios