Compartir

(Reuters)

El duelo entre el Tottenham y el Rochdale, de la tercera división del fútbol inglés, por la quinta ronda de la FA Cup fue escenario de varias polémicas durante la primera parte. Todas protagonizadas por el árbitro Paul Tierney y el VAR.

Las repeticiones televisivas en las que se basó el juez para tomar decisiones no supieron ayudar al referee que cometió varios errores y cambió el rumbo del partido.

(Reuters)

Su primer error ocurrió a los 6 minutos de partido cuando el argentino Erik Lamela marcó lo que parecía ser el 1 a 0. Tierney se acercó a un costado de la cancha y al revisar la jugada cobró una inexistente infracción de Llorente contra el defensor McGahey, antes de que el argentino remate al arco.

Gol anulado al Tottenham

Minutos más tarde, el Tottenham pudo ponerse en ventaja a través de Son. Pero a los 27 minutos el escándalo regresó.

Kieran Trippier escapó con el balón y el rival Done se colgó de su cuello. La infracción comenzó fuera del área y al ingresar a la misma el hombre del Tottenham se dejó caer. El árbitro no dudó y pitó penal. Luego, estuvo un minuto dialogando con el VAR y finalmente convalidó la infracción.

El penal anulado al Tottenham

Son, autor del primer tanto, se paró frente a la pelota, tomó carrera, frenó en el medio de su trayecto hacia el balón y finalmente pateó para gritar el 2-1. Pero Tierney anuló la acción y amonestó al coreano. Luego revisó la jugada con el VAR y cobró tiro libre indirecto para el Rochdale que en la siguiente jugada marcó el 1 a 1.

El árbitro interpretó ese freno como un amague. Lo insólito es que a pesar de ver nuevamente la acción, no cambió de parecer y anuló lo que hubiese sido el 2-0 para el local.

Más sobre el tema:

"Yo tengo un tic": el cómico ejercicio del Betis que es furor en las redes sociales

La Juventus de Dybala venció al Atalanta y se clasificó a la final de la Copa Italia

Leer mas

Comentarios

comentarios