Compartir

Los dos policías que están siendo juzgados por defraudación a la administración pública, por desviar fondos de la caja de Adicionales y Reequipamientos de la institución, recibieron en sus cuentas de sueldo un total de 619.238 pesos. Sin embargo y sin desconocer que los depósitos existieron, las defensas de cada uno de los imputados insisten en que los efectivos no tenían conocimiento del origen del dinero y que toda la responsabilidad recae en el excabo Ezequiel Studnitz, quien ya llegó a un acuerdo pleno con la fiscalía por el delito.

Los dos policías que llegaron a instancia de juicio son Elizabeth Aguilar y Cristian Benavídez, y mañana enfrentarán la última jornada del juicio con la ronda de testigos que fueron citados por los defensores particulares, Marcelo Sterz y Marina Díaz, respectivamente.

Entre ellos está convocada a declarar la comisario general Lía Ferragut, madre de Studnitz, y quien en el momento en que se descubrió la maniobra ostentaba un cargo de jerarquía en la cúpula de la policía.

Ayer declararon un representante legal del Banco Provincia de Neuquén (BPN) y una perito del gabinete Técnico Contable de la fiscalía, ambos citados por el fiscal del caso, Marcelo Jara.

Te puede interesar Acusaron a dos policías por estafa en Neuquén

En el turno de la funcionaria de la justicia, el fiscal puntualizó en los informes que se elaboraron para desentrañar la maniobra y ventiló los montos que cada uno de los imputados recibió en sus cuentas de sueldo, desde el fondo de Adicionales policial.

La perito señaló que en las investigaciones “se detecta que entre la información que emana la dirección de servicios de policía adicional a la tesorería, y la información que se emana de tesorería al BPN había inconsistencias en algunos importes en algunas personas”.

Aclaró que los movimientos bancarios que se investigaron fueron desde agosto del 2015 hasta agosto del 2016 y en ellos se podían ver que hacia las cuentas de los policías imputados se desviaban cuatro depósitos mensuales que rondaban los 5.000 y 8.000 pesos para Aguilar y Benavídez, respectivamente.

Las sumas que habrían recibido a lo largo del año fueron de 305.880 y 313.358 respectivamente. La abogada particular de Benavídez cuestionó la estrategia de la fiscalía y sostuvo que si bien el dinero ingresó a sus cuentas, los imputados no sabían que esos fondos provenían de las cuentas de la policía y que en realidad Studnitz los había engañado.

Leer mas

Comentarios

comentarios