Compartir

Europa brinda un apoyo cauto a los ataques liderados por Estados Unidos contra el régimen sirio por el uso de armas químicas.

La insistencia de Francia y Reino Unido, que participaron en la acción militar estadounidense, para que toda la UE los respaldara plenamente ha logrado arrancar una adhesión, pero no muy firme: Europa admite que los bombardeos aéreos “solo pretendían evitar que se vuelvan a emplear armas químicas por parte del régimen sirio contra su propio pueblo”. A continuación, añade que los países miembros “apoyan todos los esfuerzos destinados” a ese fin.

Con estos coceptos, los ministros de Exteriores de los 28 Estados miembros han consensuado ayer su respuesta a los bombardeos que el pasado fin de semana alcanzaron objetivos militares muy medidos del régimen sirio.

La UE se siente incómoda otorgando un apoyo pleno -como sí hizo la OTAN el pasado sábado- a unos ataques que no cuentan con el respaldo de Naciones Unidas. Al mismo tiempo, concede que el uso de armas químicas no puede quedar sin respuesta y que Rusia ha bloqueado todos los intentos de avanzar en ese ámbito.

En el estrecho margen que deja esa doble reflexión, los ministros europeos de Exteriores han pactado un documento del que se desprende el apoyo político a la acción estadounidense como mal menor, pero sin condensarlo en una sola frase. A continuación, Europa sostiene que la situación actual urge a “revitalizar la búsqueda de una solución política” para una guerra que se prolonga ya más de siete años, según las conclusiones aprobadas durante la reunión que mantienen los titulares europeos de Exteriores en Luxemburgo.

Sin sanciones a Rusia

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dio un golpe de timón al plan de imponer castigos económicos a Rusia después del anuncio de su embajadora ante la ONU, Nikki Haley, en el programa político de los domingos “Face the Nation”, de la cadena CBS.

Una decisión que se produjo después de que el Kremlin considerase estas sanciones un “asalto económico internacional”. El cambio de postura no deja de llamar la atención dentro de la caótica Casa Blanca, debido a que Nikki Haley es uno de los miembros más disciplinados del Gabinete de Donald Trump. Sin embargo, sí es cierto que el republicano reunió a sus consejeros de Seguridad Nacional para expresarles su malestar ante estas sanciones después de escuchar las declaraciones de Haley en “Face the Nation”.

Leer mas

Comentarios

comentarios