Compartir

(EFE)

Enrique 'Quini' Castro, que falleció este martes a los 68 años por un infarto, fue una de las grandes leyendas del fútbol español, desarrolló su carrera en el Sporting de Gijón y en el Barcelona y fue 45 veces internacional con la selección española.

El ex delantero que jugó en el elenco catalán entre 1980 y 1984 fue el máximo goleador de la Liga en cinco oportunidades, una más que Lionel Messi y dos más que Cristiano Ronaldo.

En sus últimos años de vida tuvo tiempo de disfrutar del argentino a quien admiraba y reconocía, según confesó en una entrevista en febrero de 2016: "Messi es un extraterrestre que cayó ahí, en Barcelona, y se ha quedado. Hay que darle de comer aparte. Ya no habrá, jamás, un futbolista como Leo. Ni uno. Está dos o tres peldaños por encima de todos. Está en la cumbre y casi ni se le nota. No solo juega, golea y hace filigranas, sino que hace jugar a los demás a lo grande"

El emotivo encuentro entre Messi y Quini

Quini era el prototipo del clásico delantero centro que estaba siempre en el sitio apropiado para conseguir el gol. Así fue máximo siete veces goleador en España: cinco en Primera División (1974, 1976, 1980, 1981 y 1982) y dos en Segunda (1970 y 1977).

Fue internacional en 35 ocasiones con la selección absoluta, con la que debutó el 28 de octubre de 1970 ante Grecia (2-1). En total, con la camiseta nacional, logró 16 victorias, 12 empates y siete derrotas. Marcó un total de ocho goles con el equipo español.

Los goles de Quini en Barcelona

En 1981 vivió su peor experiencia personal. El 1 de marzo de 1981, después de jugar un Barcelona-Hércules, fue secuestrado cuando se disponía a ir al aeropuerto a recoger a su esposa.

Durante muchos días su desaparición fue un misterio pues los secuestradores tardaron mucho tiempo en dar señales. Finalmente, tras complicadas negociaciones y tremendas tensiones, pudo ser liberado el 25 de marzo de 1981, en Zaragoza, en un taller donde había permanecido todos los días que duró su secuestro.

Quini perdonó a sus secuestradores y su actitud no fue bien vista por los directivos del Barcelona. El jugador renunció a la indemnización que debían pagar sus secuestradores.

El jugador permaneció en el Barcelona hasta 1984, año en el que regresó al Sporting. En el equipo asturiano se retiró del campo de juego. Fue un 21 de agosto de 1987 durante el partido-homenaje que le tributaron el Sporting y el Real Madrid en el campo del Molinón.

A lo largo de su carrera deportiva consiguió dos Copas del Rey (1981 y 1983), una Recopa (1982) y una Copa de Liga (1983). Siempre en las filas del Barcelona.

Participó en dos mundiales con la selección española: Argentina'78 y España'82. También estuvo en la Eurocopa de Italia de 1980.

Antes de abandonar el Barcelona, Quini creó la Fundación de Becas que lleva su nombre. Aunque abandonó el juego, continuó vinculado al mundo del fútbol como secretario técnico del Sporting, cargo que ocupó hasta junio de 1990.

El 19 de junio de 1990 Quini se hizo cargo del puesto de coordinador de la Escuela de Fútbol del Sporting, club en el que continuó hasta la actualidad.

Además era empresario. Poseía un garaje a medias con sus hermanos, era delegado en Asturias, León y parte de Galicia de la firma coreana SsangYong", en sociedad con dos amigos. También lanzó al mercado, en colaboración con el ex atleta Mariano Haro, una línea de prendas deportivas llamada "Quini-Sport".

LEA MÁS:

"Hasta que no se pruebe que Messi es humano, no debería jugar"

Con información de EFE

Leer mas

Comentarios

comentarios