Compartir

“No tengo una hermana desaparecida”. Antonio Gentile le dijo hace pocas semanas a su excompañero de estudios Peter Thieberger que la física que aparece como secuestrada durante la última dictadura, María Estela Gentile, que trabajaba en la Comisión Nacional de Energía Atómica, no es pariente suya.

“Me dijo que la que tuvo problemas en la dictadura fue su cuñada, pero que ella está bien, viviendo también en Nueva York”, le reveló Thieberger a “Río Negro”.

La relación entre Gentile y Thieberger fue muy cercana en la década del 50. Fueron “compañeros de pieza” en los departamentos que aún existen en el Centro Atómico Bariloche, en cuyas instalaciones funciona el Instituto Balseiro.

“Lo había visto en 1971 o 1972 en Nueva York ” y cuando el Balseiro dio a conocer a su comunidad que Gentile estaba vivo “hablé con él por teléfono, su voz es inconfundible”, contó desde su oficina del Laboratorio Nacional de Brookhaven, en Long Island, “a 80 kilómetros de Manhattan”, explicó.

“No me dio muchos detalles. Estaba sorprendido de que lo considerara desaparecido. Me dijo que había una confusión con la física que desapareció”, reveló el físico egresado del Balseiro y con un doctorado en Estocolmo, que tiene 83 años, dos menos que Gentile.

“No es mi hermana”, le dijo. “No tiene nada que ver conmigo”, añadió.

“Me dijo que la que si tuvo problemas es una cuñada suya, pero que está viva y con él en Manhattan”, le dijo a “Río Negro”.

Thieberger reconoció que la situación es confusa.

Leer mas

Comentarios

comentarios