Compartir

El Senado de Estados Unidos confirmó este jueves el nombramiento de la oficial de inteligencia Gina Haspel como nueva directora de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), a pesar de la controversia por su papel en la aplicación de métodos de tortura hace una década.

Haspel, de 61 años y una especialista en Rusia, se convierte así en la primera mujer a conducir la CIA. La funcionaria ocupa interinamente el cargo desde que el anterior director, Mike Pompeo, asumió como Secretario de Estado.

Este jueves, el nombramiento de esta experta en misiones encubiertas, resultó aprobado por 54 votos a favor, 45 en contra y un voto ausente. Seis legisladores del opositor partido Demócrata votaron en favor de la funcionaria.

En la víspera, la elegida había obtenido el voto favorable a su nombramiento en el Comité de Inteligencia en el Senado, donde a fines de mes había protagonizado una controtrovertida audiencia pública.

Durante esa audiencia, Haspel se había negado a condenar el uso de técnicas de tortura contra ciudadanos extranjeros bajo sospecha de ser “combatientes” contra Estados Unidos durante la llamada “guerra al terror”.

Esas torturas fueron realizadas en centros secretos de detención que las fuerzas de seguridad estadounidenses mantenían en varios países del mundo.

En esa larga y polémica audiencia, Haspel incluso se había negado a pronunciar la palabra “tortura” y se refirió simplemente a un “programa de detención de interrogatorio”.

Sin embargo, prometió que en caso de ser confirmada como directora de la CIA no recurrirá más a esos métodos.

“Después de haber servido durante esos tiempos tumultuosos, ofrezco mi compromiso personal, claro y sin reservas, de que bajo mi liderazgo la CIA no retomará esos programas de detención e interrogatorio”, dijo Haspel en esa oportunidad.

Leer mas

Comentarios

comentarios