Compartir

Un gesto más. En línea con la seguidilla de reuniones con mandatarios provinciales y senadores, el presidente Mauricio Macri recibió ayer, en la residencia de Olivos, al gobernador Omar Gutiérrez. El Ejecutivo busca el compromiso de los sectores más dialoguistas de la oposición y aliados de cara a la negociación para acelerar la reducción del déficit, centro del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional que marcará el debate del presupuesto 2019. El gobernador neuquino se puso ayer “a disposición del gobierno Nacional para colaborar”.

Fue una reunión relajada. No es disimulada la buena relación que Gutiérrez mantiene con el presidente Macri. El gobernador llegó a la residencia de Olivos a las 15. También se vio con el ministro de Interior, Rogelio Frigerio.

“Hablamos temas generales, de agenda provincial y nacional. Repasamos los sucesos de la última semana, pero hablamos en términos estructurales. Pusimos a disposición de Nación toda la colaboración del gobierno provincial para lograr ir para adelante. De esta situación salimos juntos, empujando para el mismo lado”, dijo Gutiérrez a Río Negro.

Desde el Ejecutivo dijeron a este diario: “La reunión con Gutiérrez se incluye en la búsqueda del compromiso de toda la política de reducir el déficit. Estamos convocando a los gobernadores de cara al acuerdo que se está trabajando con el Fondo, que ya sabemos que va a estar centrado en la política fiscal, viendo cómo logramos para comprometer a todos, gobernadores y Congreso, en la necesidad de armar un Presupuesto 2019 en ese sentido”.

El gobernador, que tras el encuentro salió disparado para la provincia (ver aparte), negó que se haya hablado específicamente del acuerdo con el FMI o la posibilidad de una mayor reducción del déficit fiscal para el año que viene, o del “gran acuerdo” que propone el gobierno. “Hablé con el presidente de que son tiempos de dejar al costado mezquindades, egoísmo, unirnos en el esfuerzo. Si a eso se le quiere llamar Gran Acuerdo o Concertación, bueno, correrá por quien corra. Es necesario que trabajemos en mesas el desarrollo estructural de los distintos temas. Si hoy suena la melodía de la ley de presupuesto 2019, será una entre todo lo que hay que discutir”, dijo.

Por la Rosada y por Olivos ya pasaron los gobernadores de Córdoba, San Juan, Tucumán, Entre Ríos, Chaco, Misiones y Santiago del Estero, además de los jefes de bloque del Senado, con excepción del kirchnerismo. Nación intenta llevar tranquilidad a los mandatarios: para lo que queda de 2018, el reajuste de la meta de déficit de 3,2% a 2,7% no afectará, aseguran, a las provincias. El presidente y los ministros le transmitieron a los gobernadores que tampoco sufrirán recortes de obra pública: “El recorte de $30.000 millones corresponde a una partida del presupuesto que no estaba asignada. Les ratificamos el compromiso de continuar con todas las obras ya planificadas, por eso ninguno salió a patalear con ese tema”, dicen una alta fuente de Nación.

Pero el debate para el presupuesto del año que viene, aunque hay optimismo de consenso y buenos gestos, nadie descarta que será duro. Y ya ha comenzado.

Leer mas

Comentarios

comentarios