Compartir

En los clásicos siempre se pone un plus extra dentro de la cancha y los jugadores suelen terminar bastante raspados, como le pasó a Enzo Kalinski en el intento de Lanús y Banfield por ser los dueños del Sur bonaerense.

En los minutos finales del primer tiempo, en la cancha del Granate, el mediocampista del Taladro terminó con un golpazo en su rodilla producto de una jugada brusca. Marcelo Herrera, defensor del equipo de Carboni, llegó a disputar la pelota con Kalinski y dejó la pierna en una posición inadecuada.

Germán Delfino, árbitro del clásico del Sur, le mostró la tarjeta amarilla a Herrera.

¿Era para roja?

Leer mas

Comentarios

comentarios