Compartir

El atleta escocés Callum Hawkins dominaba la maratón en los Juegos de la Commonwealth de Australia, cuando de repente, a dos kilómetros de la meta, sus piernas le dejaron de responder, por lo que cayó al suelo ante la mirada del público y miembros de la organización, que lo observaron y recién lo atendieron pasados varios minutos.

Lleno de polémicas por el cruel comportamiento de la gente, que no fue capaz de socorrer al desvanecido atleta, así fue la última jornada de competencias en Australia.

Bajo un sol abrasador y con 30 grados de temperatura, el Hawkins que lideraba la carrera con cerca de dos minutos respecto a sus perseguidores, sufrió un primer desvanecimiento luego de dos horas corriendo. Sin embargo, el escocés se levantó y siguió la marcha durante varios metros tambaleándose, antes de caer de nuevo, sin un gramo de fuerza en las piernas.

La polémica nació del comportamiento de los espectadores, acusados de haber tomado fotos del deportista cuando se hallaba tirado en el suelo en lugar de haberle ofrecido ayuda.

“Estoy preocupado por el comportamiento de un pequeño grupo de espectadores que prefirieron sacar fotos”, lamentó el organizador Mark Peters, afirmando que esa acción va “en contra del espíritu de los Juegos”.

Hawkins, de 25 años, fue finalmente conducido al hospital. Su equipo afirmó después que su estado de salud no era preocupante.

Finalmente fue el australiano Michael Shelley el que se llevó la victoria, después de adelantar a Callum Hawkins en el momento de la llegada del equipo médico.

Fuente: AFP

Leer mas

Comentarios

comentarios