Compartir

Luego de los flashes de la prensa especializada, Mark Zuckerberg se sentó en el banquillo de los acusados en el Congreso americano y sorprendió a todos al confesar el verdadero origen de Facebook: "Lo de Harvard es una cortina de humo para que los giles como ustedes tengan una historia que contar. Facebook en realidad está inspirado en el genio de Juan Domingo Perón. Un líder que estaba un paso más allá siempre" La locura que se generó en la sala fue tan grande que el jefe de la bancada de senadores en el Congreso tuvo que llamar al orden en reiteradas oportunidades para frenar lo que parecía un escándalo. "La cosa es más o menos así: cuando en abril de 1950, el General y su mujer, Evita, visitaron la pequeña isla Huemul ubicada en el lago Nahuel Huapi, se quedaron maravillados con un tal Ronald Richter, un físico recomendado por el ingeniero aeronáutico nazi Kurt Tank". Los congresistas se miraron sorprendidos unos a otros por esta extraña confesión, pero Mark hizo caso omiso.

"Es sabido que tras la Segunda Guerra Mundial, Argentina le abrió las puertas a los nazis que huyeron, debido a la simpatía que tenía Perón con el régimen y por su deseo de fichar a lo mejorcito del Tercer Reich para industrializar el país. Este tal Richter le presentó un plan muy ambicioso: obtener energía mediante fusión nuclear controlada. Así fue que comenzó a trabajar en el Proyecto Huemul. Un reactor de 12 mts de alto por 12 mts de diámetro que podía engañar a cualquier experto, más aún a la pareja que gobernaba Argentina, así que todo siguió adelante en el más absoluto de los secretos. Hasta que el 24 de marzo de 1951 el periodismo fue convocado a la Casa Rosada y el presidente aseguró que muy pronto la energía sería distribuida a domicilio en recipientes similares a las botellas de leche causando una conmoción en la prensa mundial".

“Esto demuestra que los medios mienten desde siempre. Nunca debería haber avalado esta teoría delirante de un científico alemán sin haberla chequeado con un tipo confiable como López Rega, como mínimo”, cuenta un periodista histórico de Casa Rosada.

Los congresistas nunca lograron entender hacia donde apuntaba el joven acusado de manejar la información privada de un cuarto de la población mundial, pero lo dejaron continuar para ver si caía en su propia trampa. "Periódicos de todo el mundo publicaron la noticia en sus portadas. La comunidad científica se mantuvo escéptica, aunque Hans Thirring -el director del Instituto de Física de Viena- afirmó que si realmente Richter había logrado lo que decía, el premio Nobel le quedaría pequeño. Ante las dudas, Perón decidió crear una comisión investigadora liderada por José Antonio Balseiro, un científico de 32 años que estudiaba física nuclear en Inglaterra. Él fue el encargado de informarle al General que había sido engañado por un loco de atar. Aprovechando parte de las instalaciones del Proyecto Huemul, en 1955 se creó el Instituto de Física de Bariloche, que hoy se llama Instituto Balseiro y es uno de los centros de investigación en física y energía nuclear más destacados de Argentina y del mundo", remata un entusiasta Zuckerberg, ante el asombro de un auditorio que no entiende a qué viene tanta pasión por el peronismo.

Aquí lo tenemos al físico Ronald Richter con un sonriente Perón, antes de darse cuenta que era un verdadero fraude. El checo nacionalizado argentino falleció en Noviembre de 1991, meses después de la Ley de Convertibilidad. “Lo vi todo”, dijo antes de morir

Luego de escucharlo atentamente, un reconocido congresista del ala dura republicana -apellidado Díaz- lo increpó con ironía. "Lo felicito por su elocuencia pero cuéntenos qué tiene que ver esta ridícula historia sucedida hace 68 años con los delitos a los que se enfrenta usted en la actualidad". Mientras se acomodaba la corbata, Mark le explicó suave pero firme. "Mire Mr. Diaz, se lo voy a decir de manera más directa: Facebook se basa en el algoritmo del peronismo. Hoy es una cosa, mañana otra. Cuando uno cree que le tomó la mano, cambiamos las reglas del juego, la red se calma un año así la gente se acostumbra y -de golpe- empieza todo de vuelta. Locura, paranoia, crisis constante, manipulación de la información, robo de identidad, todo eso proviene del movimiento que inspiró a Facebook. Perón fue el Mark Zuckerberg de la era analógica porque veía a las masas como un experimento social. Yo soy el Juan Domingo de la era digital. Me extraña de usted, Díaz, que proviene de una familia cubana, una isla donde investigar y torturar psicológicamente al otro es un culto". Terminada la frase, el recinto entró en una ebullición tal que se llamó a un cuarto intermedio hasta que volviera la calma. Mark había conseguido ganar tiempo.

Donald Trump va contra Putin, contra Bashar al-Ásad e incluso contra Zuckerberg “Les aseguro que apenas terminemos con el bombardeo en Siria, vamos por Barrionuevo y el PJ Nacional. Hay que exterminar definitivamente al peronismo de la faz de la tierra”.

El Golden Boy y su equipo de abogados aprovecharon para tomar un descanso en un despacho del Congreso. El jefe del Bufete que lleva el caso del millonario más joven de la historia -cuya tarifa asciende a 20 mil dólares la hora- se acercó y le dijo al oído "Estuviste genial Mark, ni a mí se me hubiera ocurrido semejante historia. Y mirá que por nuestro bufete pasaron los casos de estafas más resonantes de las últimas décadas. ¿De dónde salió todo eso?". Fue la primera vez que al Fundador & CEO de la mayor red social del mundo le cambió el rictus de la cara "Me está ofendiendo". El dueño del bufete insistió, creyendo que se trataba de una broma, pero se encontró con una pared. "Juan Domingo Perón es la Matrix del pensamiento único. Su forma de someter a la gente fue tan genial, que no me alcanzan las palabras para describir a uno de los principales responsables del ser mononeuronal. En las bases del movimiento justicialista están cada una de las estrategias que utilizamos para controlar y someter a más de 2.000 millones de personas". El resto de los abogados presentes comenzó a sentirse incómodo con el relato megalómano de este personaje de mediana estatura al cual consideraban un gigante.

“Recuerdo muy bien aquel día que recorrimos las instalaciones de Facebook con Luis Barrionuevo. Un tipo entrañable, que me contó todo acerca del General y me dio el mejor consejo para la red “Si das vuelta siempre las cosas, los otros van a creer que están locos”.

Antes de entrar nuevamente a la sala para ser interpelado por los congresistas, se tomó el tiempo de opinar sobre la actualidad de nuestro país, el cual sigue muy de cerca. "Estoy alucinado con la intervención del PJ en manos de Luis Barrionuevo, a quien considero un maestro de la manipulación. No es Moyano que termina dando lástima en un Congreso anti mafia junto a Gustavo Vera. Luisito le cambió directamente la cerradura al partido y con eso demostró de manera concreta lo simbólico del caso 'el que manda ahora soy yo'. Las maldades que aprendí del peronismo son impagables. Le debo todo", dice un cada vez más eufórico Zuckerberg, que parece más entretenido con los últimos hechos sucedidos en el seno del PJ que con su caso. "Otro genio de la manipulación es Guillermo Moreno. Me lo quise traer para que hiciera lo mismo que hacía en el INDEC, con los views de los videos y el alcance de los post, pero estaba tan obnubilado en mantener la inflación en un 9% anual que no la vio. Se quedó en el chiquitaje de engañar sólo a 44 millones de personas cuando podría haber hecho lo mismo con el planeta entero". Acto seguido, entra un hombre vestido de impecable traje negro, con un handy en la mano y los invita a todos a volver al recinto.

El senador demócrata por Illinois, Dick Durbin, intentó hacerle una chicana al dueño de la mayor fuente de información del planeta. Pareció dejarlo en ridículo, pero Mark -con mirada de rayo peronizador- salió por la tangente con una respuesta brillante.

"Señor Zuckerberg, recuerde que está bajo juramento. ¿Nos podría decir si estaría cómodo compartiendo con nosotros el nombre del hotel en el que estuvo anoche?" Mark bebe un sorbo de agua y le contesta imperturbable "En realidad estuve en su casa". El senador, visiblemente molesto, le pidió que compartiera con los presentes los nombres de las personas con quienes se había comunicado esta semana. "Con sus dos hijas, que festejaron los cumpleaños de sus nietos. Salió todo muy lindo". Mr Durbin, ahora sí, al borde de un brote, no sabe si cuando lo dejó en ridículo ante todo el mundo fue real o un sueño. Mark le da una pista: "Creo que de esto se trata todo senador. Tengo su perfil de Facebook y de Instagram, acceso a sus mensajes de Messenger y a las fotos de su amante que se pasan por Whatsapp. ¿Alguna pregunta más?" Epaaaa. ¿Quién marcha preso ahora?

Leer mas

Comentarios

comentarios