Compartir

Un empleado político designado por el intendente Gustavo Gennuso cobró su sueldo durante seis meses aun después de haber renunciado y quedó en la mira del Tribunal de Contralor, que inició una investigación para determinar si hubo perjuicio a las arcas públicas.

El agente Angel Néstor Sacco había sido designado en diciembre de 2015, cuando asumió el actual gobierno, para cumplir “funciones varias y de coordinación” en la subsecretaría de Tránsito y Transporte.

Según está documentado, el 24 de julio presentó la renuncia, pero la resolución que deja sin efecto su nombramiento fue emitida recién el 5 de enero de este año.

El Tribunal pudo comprobar que “los haberes de Sacco le fueron liquidados normalmente” desde julio hasta diciembre de 2017 y el desembolso del municipio, supuestamente irregular, alcanzó los 143.420 pesos.

A pedido del organismo de contralor, el banco Nación confirmó que el dinero fue depositado regularmente en la caja de ahorro a nombre de Sacco.

La presidente del Tribunal, Julieta Wallace, dijo que la señal de alarma surgió cuando tomaron conocimiento de la resolución del intendente con fecha del 5 de enero que aceptaba una renuncia presentada seis meses antes. Lo habitual es que esas aceptaciones se produzcan a los pocos días.

Wallace dijo que “hay algo que no cierra” y confirmó que está documentado el pago y que Sacco no podría alegar que desconocimiento de los depósitos a su nombre porque habría constituido un plazo fijo con el dinero resultante.

Señaló que el sumario iniciado por resolución del Contralor se inició en abril y tiene un plazo de 90 días. Lo que buscan determinar es “si se produjo un perjuicio al erario”.

El Tribunal señala en su resolución que de la información colectada “surgiría el pago y la percepción, en ambos casos indebidas, de un monto que ascendería a 143.420 pesos”. Agrega que corresponde investigar tanto a quienes efectuaron el pago como al exfuncionario, “que habría continuado cobrando haberes sin contraprestación ni trabajo alguno”.

El sumariante deberá determinar ante quién fue presentada la denuncia (Sacco dependía del Jefe de Gabinete, Marcos Barberis), por qué no fue registrada debidamente en el circuito administrativo y si le pagaron los sueldos de julio a diciembre por “mala praxis” del personal de liquidación o si existió una maniobra defraudatoria.

Leer mas

Comentarios

comentarios