Compartir


La Candidatura de Unidad Popular (CUP), cuyo apoyo es imprescindible para formar un gobierno de mayoría independentista en Cataluña, puso hoy a sus socios contra las cuerdas forzándolos a votar mañana una resolución para ratificar la declaración unilateral de independencia de octubre del año pasado.
Los anticapitalistas, con apenas 4 escaños, revolucionaron la sesión plenaria que tendrá lugar en la cámara regional después de un mes de parálisis total, tras el aplazamiento de la investidura de Carles Puigdemont.
Además, la CUP añadió incertidumbre al futuro político de Cataluña al expresar sus reticencias al acuerdo que ultiman Junts per Catalunya y Esquerra Republicana (ERC), las dos fuerzas mayoritarias del independentismo, para elegir presidente regional al activista preso Jordi Sánchez.
Leer mas

Comentarios

comentarios