Compartir

En la mañana de ayer la legisladora porteña Natalia Fidel le avisó a Martín Lousteau que se iba de su bloque Evolución en la Ciudad. Para algunos es un movimiento natural y hasta dicen que el propio economista, recientemente afiliado a la UCR, seguirá sus pasos camino al 2019. Pero Fidel le ganó de mano y se fue atraída (o empujada) por Graciela Ocaña quien ayer celebró el pase de la politóloga experta en educación a "Confianza Pública" después de haber hecho una recorrida juntas por las obras del Polo Educativo en Villa Lugano.

¿Se fue sin que la echen, vuelve sin que la llamen? Ocaña dijo: "Estamos muy contentos de recibir a esta gran legisladora que dio sus primeros pasos en la política junto a nosotros y con quien continuamos trabajando de manera conjunta a lo largo de estos años".

Confianza Pública forma parte del bloque Vamos Juntos (versión slim de Cambiemos en un distrito donde Horacio Rodríguez Larreta no quiso una PASO entre Elisa Carrió y Lousteau). Con Fidel serían 34 escaños para Vamos Juntos de los 60 que integran la Legislatura de la Ciudad con lo cual superan en tres votos la mayoría simple.

¿Por qué cambió de equipo Fidel? Ella misma dijo que "Cuando uno se involucra en política aprende muchas cosas, pero sobre todo que lo público es una construcción dinámica que implica reevaluar constantemente las decisiones para asegurar que uno no se ha alejado de sus convicciones". Y agregó: "Estoy convencida de que en la política moderna hay que construir desde el diálogo y la diversidad y por ese motivo he tomado la decisión de sumarme a Confianza Pública".

Mientras tanto se habla de algún otro próximo pase…

Más Círculos Rojos

Leer mas

Comentarios

comentarios