Compartir

(The Washington Post / Senz)

Hay pocos lugares en el mundo más peligrosos para los paraguas que los Países Bajos, un país bajo constante asalto por los fuertes vientos y la lluvia.

Al igual que muchos nativos holandeses, Gerwin Hoogendoorn se había acostumbrado a reemplazar las sombrillas rotas después de las tormentas. Pero después de perder tres paraguas en una semana, él, un estudiante de maestría en diseño industrial e ingeniería, decidió que había tenido suficiente.

"Después de investigar un poco, descubrió que se tiran 1.100 millones de paraguas cada año, el peso equivalente a 70.000 elefantes", dijo Hoogendoorn, de 38 años. "Estaba harto y decidí que tenía que resolver el problema".

Después de analizar docenas de paraguas rotos que había recogido de los contenedores de basura después de las tormentas de lluvia, Hoogendoorn tuvo una idea: la clave para diseñar un mejor paraguas no era bloquear el viento sino usarlo en su beneficio. El también amante de windsurf desde los ocho años, se dio cuenta de que entendía este concepto instintivamente.

Con poco más que un poco de pegamento y la máquina de coser de su abuela, nació un prototipo inicial de paraguas Senz. Capaz de resistir ráfagas de hasta 112 kms/hora, según la compañía, el paraguas aerodinámico parece una combinación de un bombardero Stealth y una capa de Batman, y está diseñado para estabilizarse con vientos fuertes en lugar de arrugarse.

Nueve días después de salir a la venta, en octubre de 2006, Hoogendoorn y dos socios que llevaron el dispositivo al mercado ya habían vendido 10,000 paraguas, quedándose sin stock. Ahora el paraguas "a prueba de tormentas" de Hoogendoorn se ha convertido en un espectáculo habitual en las calles holandesas.

Los paraguas van desde los de bolsillo hasta los artilugios lo suficientemente grandes como para cubrir su cubierta y han cambiado poco en varios miles de años. Las referencias a "sombrillas" datan del antiguo Egipto, Grecia, India y Roma.

"La aparición de los primeros paraguas de seda en China representaban verdaderas obras de arte y se limitaban a los ricos mercaderes, familias nobles y miembros de la realeza", según Umbrellahistory.net. "Creados a partir de marcos de corteza de morera y bambú de al menos cinco años, los trabajadores chinos pintaron la parte superior de seda con varios diseños de dragones, naturaleza, paisajes, animales, figuras, flores, escenas de su mitología y escritos", agrega.

El problema con la mayoría de los paraguas, como lo atestigua cualquier sobreviviente de la tormenta, es que las bisagras de un paraguas, que le dan capacidad de replegarse, también son su punto más débil, lo que lo hace vulnerable a los fuertes vientos que llenan el dosel. Si una fuerte ráfaga de vientos no voltea por completo un paraguas, es probable que rompa las visagras y los revuelva.

Algunos usuarios de Senz se han quejado de que su forma extraña hace que sea difícil de almacenar e incapaz de proteger a más de una persona a la vez de la lluvia.

Hoongendoorn diseñó el Senz para redirigir el viento, permitiendo que el paraguas flote en la fuerte ráfaga como una cometa. También eliminó las bisagras de su diseño y las reemplazó con nervaduras resistentes que es casi imposible girar hacia adentro.

Cuando el viento se precipita debajo del Senz, el paraguas se estabiliza en lugar de voltearse. La compañía ha demostrado la fortaleza del paraguas al colocar a los empleados en túneles de viento y encenderlos a toda máquina.

La parte delantera de la sombrilla se inclina hacia arriba para que la vista del usuario no esté obstruida y Senz carece de puntas puntiagudas que ponen en peligro la vista de los peatones. El mango permite que el paraguas gire por sí mismo cuando encuentra el viento.

Hoogendoorn afirma que puede sostener el paraguas con solo dos dedos sin problemas en vientos de hasta 64 kms/hora.

"Nuestro paraguas es diferente", afirmó Hoogendoorn. "Si el viento se pone debajo, entonces atrapa la parte trasera del paraguas, haciendo que gire en la misma dirección del viento. Esto es lo que quieres porque la lluvia casi siempre viene de la dirección del viento", dice.

"Como un windsurfista", agregó Hoongendoorn, "la idea es utilizar el viento en tu beneficio".

Leer mas

Comentarios

comentarios