Compartir

Los 600 estudiantes del CET 8 de Allen hace más de dos décadas que no pueden disfrutar del patio porque se convirtió en su depósito de chatarra.

Se trata de un espacio de 90 metros de largo por 8 de ancho donde hay calderas oxidadas, fierros cortantes, una chimenea y hasta un puente de casi cuatro metros.

Los hierros son desperdicios que quedaron a lo largo de los años de los talleres que dicta el establecimiento.

El vicedirector Raúl Osorio, señaló que han realizado pedidos al Consejo Escolar de Allen para que retiren toda esta basura pero no han tenido respuesta.

El edificio cuenta con un pequeño patio interno pero es la cuarta parte del espacio que está clausurado y no da abasto.

Por otro lado la coordinadora del consejo, Loreley Cabanay, expresó que la limpieza del patio es responsabilidad de los porteros.

También mencionó que hay una denuncia de la biblioteca del establecimiento porque está obstruida la salida de emergencia.

La coordinadora agregó que se hizo un pedido a la empresa que está llevando a cabo el mantenimiento en otros colegios para que retiren los desechos.

El patio clausurado no es el único problema que tiene el CET 8.

Uno de los vicedirectores que está tramitando su jubilación, mencionó que existen otras falencias que llevan décadas como una gotera de unos 20 años.

“Cuando empecé a dar clases ya estaba y me voy a jubilar y sigue goteando, me encariñé con la gotera”, expresó con una risa irónica el directivo Martín Suero.

Por otro lado el comedor le da la vianda a unos 80 chicos pero el salón también funciona como aula.

“No nos alcanza el espacio, por eso se dictan clases de 9 a 11”, explicó el directivo Raúl Osorio.

Además tiene otra limitaciones como que la cocina es chica para la cantidad de alumnos que se alimentan.

“Prometieron que el verano pasado nos iban ampliar la estructura edilicia. Vinieron desde el Concejo Escolar de Viedma, el proyecto estaba previsto hace mucho tiempo, se trata de dos metros por cuatro”, mencionó Suero.

Por otro lado lo bebedores suelen taparse y más de la mitad de las canillas están atadas con alambre.

El CET 8 tiene unos 600 alumnos, sin embargo al tener talleres hay aproximadamente 400 por turno.

A la noche funciona la Universidad de Río Negro, también asisten estudiantes del Plan Fines y están las oficinas de supervisión de nivel medio.

Leer mas

Comentarios

comentarios