Compartir

Durante más de tres años, Fabiana Córdoba luchó para que el crimen de su hija Yésica “Coco” Campos no quedara impune.

Por eso, ayer cuando finalizó la lectura de la sentencia, que condenó a prisión perpetua a Cristian Héctor Maldonado como autor del femicidio de Campos, la madre lloró emocionada, mientras un fuerte aplauso resonaba en la sala de audiencia.

“Se me vino la imagen de mi hija, que ya puede descansar en paz”, explicó, después, Córdoba.

Los jueces Miguel Gaimaro Pozzi, Carlos Mussi y Marcelo Gómez condenaron por unanimidad a perpetua a Maldonado como autor penalmente responsable del delito de homicidio agravado por el vínculo y por femicidio. Señalaron que el crimen ocurrió en un contexto de violencia de género.

La sentencia que se leyó ayer antes del mediodía aún no está firme, porque la defensa puede impugnarla.

Los jueces reconocieron que si bien la defensa de Maldonado tiene razón que no hay prueba directa contra el acusado, valoraron la “abrumadora prueba indiciaria en su contra”.

“Conforme los principios de la lógica, la experiencia y el sentido común no existe ningún tipo de duda que el autor de la muerte de Yésica Campos, es, y no puede ser otro, que Crístian Maldonado, quién para esa fecha era su pareja y padre de la hija menor en común”, advirtió Gaimaro Pozzi .

“Las conclusiones que se formalizan en un proceso judicial pueden ser construidas como bien ha recalcado el Superior Tribunal de Justicia de Río Negro, a través de la valoración ordenada, aunada y sistemática de diversos indicios, ya que limitar las posibilidades de arribar a conclusiones judiciales sólo con prueba directa sería limitar las posibilidades de alcanzar la verdad a un extremo insostenible”, sostuvieron los jueces.

Para el Tribunal, Maldonado mató a Campos entre la noche del 28 y la madrugada del 29 de diciembre de 2014. Después, enterró su cadáver en un pozo no muy profundo, que tapó con tierra y ramas, en un descampado del barrio Almafuerte, en el sector Loma del Medio de El Bolsón.

Campos se había mudado, con la nena, el 23 de diciembre de 2014 hasta El Bolsón, para convivir con Maldonado. Pero cinco días después, le avisó a su madre que regresaba a Río Colorado porque Maldonado había vuelto a ser el mismo de siempre. Ya había antecedentes de violencia de género.

Córdoba compró los pasajes para su hija y su nieta, pero nunca subieron al colectivo. Campos desapareció misteriosamente. Maldonado alegó que la joven se había ido y le había dejado a la nena a su cuidado.

El 8 de febrero de 2015, un perro encontró los restos de Campos. Y comenzó una investigación compleja.

El fiscal Martín Lozada, con la asistencia del fiscal de El Bolsón, Francisco Arrien, pidió al tribunal que Maldonado sea condenado a perpetua como autor del femicidio de Campos. Mientras que el abogado por la querella Nelson Vigueras se sumó al pedido.

La defensa alegó que sólo había conjeturas y que la evidencia era insuficiente para condenar a perpetua a una persona. Por eso, solicitó la absolución.

Los jueces señalaron que Maldonado no denunció en la comisaría el supuesto abandono de Campos de su hija y se quedó con el celular de la víctima, que tenía 27 años. Es más, envió mensajes de texto a la madre de la joven hasta mediados de enero de 2015, con el objetivo de ocultar el crimen.

Ayer, Maldonado no estuvo en la lectura de la sentencia. Tampoco ninguno de los defensores, ni Lozada.

“Con los testimonios recolectados, no existe ninguna duda que Yésica ya era víctima de reiteradas violencias por parte de su pareja y que el último acto violento, fue justamente darle muerte”, agregaron los jueces.

Te puede interesar: La muerte de Ruth Sagaut, el primer femicidio condenado

Leer mas

Comentarios

comentarios