Compartir

Rusia recibirá todas las miradas durante junio y julio, de eso no hay dudas. Pero además, recibirá todas las visitas. Un relevamiento de Booking.com ubica a los argentinos en el cuarto lugar a nivel global de las naciones que más reservas hicieron para viajar a Rusia estos dos meses. Y las ciudades que lideran el ranking son Moscú, San Petersburgo y Nizhny Novgorod.

Pero no todo es recorrer estadios de fútbol con la celeste y blanca en la piel y el corazón. Cada ciudad combina arquitectura, arte, cultura, historia y ofrece mucho para hacer. En Moscú, por ejemplo, se pueden recorrer el Kremlin y la Plaza Roja –auténticos símbolos de la Rusia zarista, la URSS y el comunismo–, la Catedral de San Basilio con sus cúpulas multicolores, el Mausoleo de Lenin.

Además, hay dos paseos que nadie se puede perder. El metro o subterráneo tiene casi 200 estaciones que conforman un verdadero museo bajo tierra. Algunas, muy profundas, datan de la época de la Guerra Fría, cuando pensaban en crear refugios nucleares. Y así como Moscú se recorre bajo tierra, también se puede recorrer embarcado, por el río Moscova, en una de las formas más atractivas y pintorescas de conocer la ciudad. En verano salen barcos desde el puerto de la Estación Kievskaya cada veinte minutos.

En San Petersburgo, la Nevsky Prospekt y el Museo Hermitage son muy buenas opciones. La avenida Nevsky concentra en sus 4,5 kilómetros la vida comercial y nocturna de la ciudad, además de palacios, iglesias, grandes edificios y un monasterio. Muy cerquita de ella, el Hermitage posee una de las mayores pinacotecas y colecciones de antigüedades del mundo.

Por su parte, Nizhny Novgorod combina historia, arte y tecnología. Tiene un kremlin de ladrillo rojo, catedrales de piedra, un planetario futurista, monasterios medievales y una torre hiperboloide, entre cientos de monumentos.

Leer mas

Comentarios

comentarios