Compartir

Rusia decretó una pausa humanitaria en intervalos de cinco horas diarias, que se inició este martes y tiene por objetivo permitir que los civiles salgan de la acosada región, pero en los dos intervalos no ingresó ayuda humanitaria ni tampoco logró salir ninguno de los alrededor de 400.000 civiles, que desconfían de la tregua.
La ONU y las agencias de ayuda criticaron también el acuerdo unilateral, argumentando que no da garantías de seguridad, informó la agencia de noticias EFE. Los intensos combates registrados entre el Ejército y la facción islamista el Ejército del Islam frustraron la segunda jornada desde sus inicios, cuando al menos cuatro cohetes impactaron en las proximidades del corredor humanitario.
El frágil frente diplomático del conflicto, en tanto, se agravó cuando el presidente ruso Vladimir Putin, advirtió hoy que su país no tolerará "eternamente" los ataques terroristas contra Ghouta Oriental y recordó que la resolución 2401 aprobada el fin de semana por el Consejo de Seguridad de la ONU no contempla la suspensión de la lucha "contra los grupos terroristas en territorio sirio".
Leer mas

Comentarios

comentarios